La Unión | historias lomenses

Una vecina de Llavallol encontró al joven de Centenario que estaba perdido 

Final feliz . Diana Rodríguez vio en el colectivo a Gabriel, el chico con retraso madurativo que estaba desaparecido. "Sentí una emoción inmensa cuando lo vi", aseguró. 

El compromiso hacia el prójimo y no tener miedo de involucrarse es lo que movilizó a la vecina de Llavallol, Diana Rodríguez, quien ayer por la tarde cuando subió al colectivo de la línea 51 vio en el primer asiento a Gabriel Aguirre, el joven de 26 años que era intensamente buscado por su familia de Centenario.

"¿Sos Gabriel?", con esa simple pregunta, Diana rescató al joven con retraso madurativo que era buscado por su familia desde el día anterior cuando había salido de su casa para asistir a un hogar de tránsito donde tiene a varios amigos.

La tía del chico contó que ese recorrido lo hacía cotidianamente, pero temían que algo lo confundió y no pudo volver a su casa.

Pero Gabriel tuvo la suerte de encontrarse ayer por la tarde, alrededor de las 15:45 con Diana que es acompañante terapéutica y entiende a la perfección lo que le sucede a chicos con discapacidad que se pierden y pueden asustarse mucho.

"Había visto la publicación de la búsqueda de Gabriel en Facebook por la mañana y cuando subí al colectivo y lo vi se me prendió un alerta", comenzó relatando Diana que inmediatamente sintió que su corazón latía al máximos de la emoción y el nerviosismo.

"Me acerqué y como tenía un barbijo de Banfield terminé de confirmar lo que sospechaba porque en las fotos que había visto en las redes estaba con una camiseta del club", resumió Diana.

Cuando ella le preguntó si era Gabriel enseguida le respondió que sí y le confirmó que estaba perdido y sin batería en el celular.

"Como trabajo hace ocho con personas con discapacidad lo primero que hice fue acariciarlo antes que nada para que no se asuste y se vaya. Después le hablé, le conté que toda su familia lo estaba buscando y ahí se bajó el barbijo, me sonrío", recordó.

Una chica que estaba cerca de Gabriel también ayudó a Diana que estaba tan emocionada que no podía no marcar el número de la familia. "Busqué la publicación que había compartido en mi muro y le tuve que pedir a esta chica que, ni le pregunté su nombre, que llame porque me temblaba todo", expresó y añadió que enseguida coordinaron para que Gabriel se baje en Banfield donde su familia iba a esperarlo.

Diana subió al colectivo en Llavallol con destino hacia Lanús. A la altura de Temperley ya se puso en contacto con la tía de Gabriel y en Banfield ya lo esperaba la hermana del chico, su papá y la Policía de la comisaría de Llavallol que escoltó a la familia de regreso a su casa.

"Ver el momento en que Gabriel se reencontró con su hermana fue conmovedor porque ella casi que se tira encima del colectivo para abrazarlo", relató Diana que vio la escena desde arriba del 51 que tenía a todos sus pasajeros conmocionados por lo que había pasado.

"El colectivero paró, se quedó un rato allí para que todos podamos ver ese lindo momento y todos quedaron paralizados y comenzaron a comentar lo que estaba pasando", manifestó con felicidad la acompañante terapéutica.

¿QUÉ LE SUCEDIÓ A GABRIEL?

Según el relato de su familia y lo que le manifestó a Diana en ese encuentro en el 51, Gabriel estuvo deambulando durante toda la noche.

"Cuando le pregunté donde había estado, me dijo que 'viajando'", contó Diana.

Nervioso, sin dormir, sin comer y sin carga en el celular, estaba Gabriel cuando fue hallado. La tía Soledad Aguirre expresó en diálogo con La Unión que estuvo "de colectivo en colectivo durante toda la noche".

"Llegó a su casa muerto de hambre y nos contó que sólo le habían dado una banana, no sé bien quien fue, pero eso nos relató", comentó la tía, quien además destacó que él no habla fluido, se hace entender, pero a pesar de su edad tiene la mentalidad de un niño de 6 o 7 años.

Después de la emoción del reencuentro, Gabriel ya está con si asistente terapéutico y según contó la tía, tiene turno con su psicóloga. "Gabriel perdió a su mamá hace poco y necesita contención. Es la primera vez que le pasa de perderse así. Por eso, ahora estamos todos más atentos para que no vuelva a pasar", concluyó Soledad.