Pasos cortos pero seguros

de puño y letra.  Quiero volver a ser el mismo y lo voy a lograr. Es un camino largo, pero con optimismo y la fuerza de todos voy a llegar a la meta. 

Hola otra vez, queridos amigos de La Unión. Sigo en casa, recuperándome. Les conté que tenía que volver a aprender a respirar y de a poco, muy de a poco, lo estoy consiguiendo. 

Sigo con los tratamientos con mi kinesióloga para mejorar mi capacidad pulmonar y sumar fuerza en la parte muscular, que se perdió después de tres semanas internado en la Juncal. Fueron muchos días acostado en la cama, y el cuerpo sin dudas que lo siente. 

Estoy tratando de caminar cada vez más tiempo por día. La inflamación va bajando y los valores vuelven a ser normales en su gran mayoría. Todo, por supuesto, supervisado por los médicos. 

No les voy a mentir. Todavía me siento muy cansado. Estoy débil. Me la paso durmiendo. Por suerte, el neumonólogo me vio bien y es optimista. Lo más importante es seguir haciendo estudios del corazón para evitar secuelas complejas. Y volver a respirar como antes, claro. 

El Coronavirus me pegó duro y el camino hacia la recuperación es largo. Agradezco poder estar en casa, con el amor de mi familia, y ver que cada día progreso un poco más. 

Cosas como las que pasé te mueven el piso y hacen cambiar tus prioridades. Extraño a mi trabajo, mis amigos, el deporte, mi banda. Debo tomarte todo con mucha más calma.  

Como siempre, quiero agradecerles. A los médicos, que me siguen viendo y tanto me ayudan a progresar. A los vecinos de Lomas, que tanto cariño me dan en la calle cuando me cruzan camino a hacerme algún estudio. Y a todos los que por las redes me acercan sus buenos deseos. Muchas gracias de corazón. 

Optimismo. Dar pasos cortos pero seguros. Como siempre les digo, esas son las claves para alcanzar los objetivos. Quiero volver a ser el mismo y lo voy a lograr. Es un camino largo, pero con optimismo y la fuerza de todos voy a llegar a la meta. 

No tengo mucho más que contarles. Ojalá que la semana siga progresando y viene pueda dejar de lado la enfermedad para volver a contarles una historia de nuestra ciudad, Lomas de Zamora. Compartir estas columnas semanales con ustedes me transporta a otras épocas y me hace despejar la cabeza. Es un lindo cable a tierra. 

Me voy pensando en que faltan pocos días para otro aniversario del querido y centenario diario La Unión, el de nuestro barrio, el de toda la vida. Y se me van ocurriendo algunas ideas. Y acordate que como siempre, te lo dice un amigo...

Temas Relacionados
+ De puño y letra
ÚLTIMAS NOTICIAS