La Unión | historias lomenses

La Plaza La Algodonera de Temperley renació y es un éxito: ahora sumó una glorieta 

NOVEDADES. Después de los arreglos del Municipio y el cuidado permanente de los vecinos, la gente se acerca más. El próximo desafío es hacer dos murales. 

En Temperley Oeste, los vecinos cuidan su perla preciosa, la Plaza La Algodonera, el único espacio verde en el barrio, porque lo más cerca que tienen es el Parque Finky, pero está como a 20 cuadras. Y cuando un día amaneció con algunos destrozos, la bronca se apoderó de ellos. Pero esa situación los hizo más fuertes, se viralizó el caso y el Municipio llegó para arreglarla y mejorarla. Ahora, además de las tareas de pintura, arreglos de juego y parquización, sumaron también una glorieta en el sector de las mesas para tener un poco sombra en este verano caluroso. 

Más vecinos se acercan a la plaza y se nota. "Están muy agradecidos por la plaza, la han hecho como nueva. Pintaron, hicieron arreglos y nos proveyeron de elementos para cuidarla. También agregaron cartelería para el cuidado necesario. Está siendo ejemplar", comenta Raúl Etcharren, cantante y actor, que pasa entre 5 y 6 horas diarias en la plaza para cuidar los 30 árboles nuevos y las más de 70 plantas que agregaron. 

La última novedad es la glorieta que aporta un poco de sombra en el sector central de la plaza, donde están las mesas. "Tuvimos ayer cuatro comensales al mediodía", dice entre risas Raúl, que postea en el grupo de Facebook todas las novedades del espacio verde e insiste con el cuidado y el mantenimiento. 

Por ejemplo, comenta el paso a paso y el crecimiento de las plantas, la visita de alguna que otra mariposa que hace tiempo no se veía, la llegada del primer colibrí con las flores que empiezan a aparecer, también el arreglo y reemplazo de los aparatos para ejercitar y la llegada de una nueva calesita pequeña que ya está instalada y se podrá usar este fin de semana. "Se agradecerá que colaboren a quienes llevan a sus hijos y/o nietos a la plaza, observando que no la usen niños muy grandes como para esta estructura", avisó en el posteo.

El próximo desafío es hacer dos murales: uno de Flor Menéndez y otro de Alejandro Frangella. "Son dos grandes artistas. Es lo único que falta para una felicidad total", agregó el artista que vive a solo una cuadra de la plaza y se puso al hombro el cuidado de esta plaza. 

LOS ARREGLOS

El 3 de enero la plaza amaneció con destrozos. La bronca de los vecinos se viralizó y el Municipio escuchó el pedido. En apenas una tarde, una gran cantidad de trabajadores pintó la cancha de fútbol, los bancos, las mesas y los canteros. Colocó nuevas plantas y árboles y arregló el sector de juegos.

También, personal de la Delegación mejoró el mástil y puso una bandera argentina; pintó rayuelas de colores en el piso, y dejó como nueva la cancha de fútbol en la intersección de la calle Soler y Fernández.

Temas Relacionados