Perón, Racing y Banfield: el trasfondo del torneo de 1951

RESCATE EMOTIVO. El periodista y escritor Víctor Raffo repasa en su último libro la politización de aquella competencia, al que al "Taladro" llamaron campeón moral.

El peronismo tuvo un gran impacto en el deporte nacional, que el periodista y escritor lomense Víctor Raffo refleja en su último libro, "Banfield-Racing Todos Unidos Triunfarmenos". Allí repasa la recordada final de 1951 entre ambas instituciones, en coincidencia con la reelección de Juan Domingo Perón en el poder y en medio de una puja interna por demostrar que la justicia social también estaba instalada en el fútbol.

Nacido y criado en Banfield, el periodista y escritor Víctor Raffo escuchó, a lo largo de su infancia, distintos relatos con mucha mística en torno a diversos momentos gloriosos en la historia del "Taladro". Su profesionalismo y su pasión por la historia, siendo miembro del Instituto Histórico Municipal de Lomas desde 2016, le permitieron volcar sus investigaciones en distintos libros.

"Banfield-Racing Todos Unidos Triunfaremos" trata sobre la politización que sufrió la recordada final del campeonato argentino de 1951 entre ambas instituciones, el pobre contra el rico. "Termina siendo una acuarela de lo que era el fútbol a mediados de siglo, con el peronismo en el poder", amplió el periodista y escritor.

Y por las calles de Banfield todavía corre un mito, un rumor que contaban los antiguos hinchas del club: la simpatía de Eva Perón por el "Taladro". Es que el tramo final de ese apasionante campeonato de 1951 quedó para la historia porque Banfield estaba en la punta de la tabla y era perseguido por Racing, una definición que coincidió con la campaña de reelección de Perón, a quien se lo señalaba como simpatizante de "La Academia".

La prensa afín al oficialismo quería demostrar que la justicia social también había llegado al deporte. Esa campaña periodística enfrentó a Cereijo y a Eva, que no entendía mucho de fútbol, pero que se asesoró para saber cuál de los dos clubes era el más humilde porque era el equipo que ella quería que salga campeón.

Según Víctor, a Juan Domingo Perón se lo asociaba a Racing porque el club de Avellaneda había sido indirectamente, durante el peronismo, el equipo más favorecido. "En realidad, el que lo favorecía en los hechos no era Perón, sino su Ministro de Hacienda, Ramón Cereijo, fanático de Racing. Ese gobierno fue el primero que hizo del deporte una política de Estado", señaló.

Un club humilde, que solía rondar la mitad de la tabla, no caía ante la presión del por entonces bicampeón argentino. "La prensa afín al oficialismo quería demostrar que la justicia social también había llegado al deporte. Esa campaña periodística enfrentó a Cereijo y a Eva, que no entendía mucho de fútbol, pero que se asesoró para saber cuál de los dos clubes era el más humilde porque era el equipo que ella quería que salga campeón", relató el lomense de 52 años, quien escribió varios libros relacionados a la historia del deporte argentino y a distintas instituciones vinculadas a la comunidad británica de Buenos Aires.

Cuando se jugó la final, tres de las cuatro tribunas eran hinchas de todos los clubes que fueron a alentar a Banfield.

El libro, originariamente, había sido escrito por Víctor en 1996 con el nombre de 'Campeón Moral 1951', con tinta verde y blanca. Esa primera edición coincidió con el centenario de Banfield, que se fundó en 1896. "A diferencia de la primera edición, siento que este fue hecho por un periodista más maduro y con experiencia, sin tanta parcialidad", admitió Raffo.

"Lo que se expresaba a través de los medios era que el trabajador y el humilde se sintiera identificado con Banfield", dijo Víctor. Pese a que Banfield terminó el torneo primero y con mejor diferencia de gol que Racing, se cambió el reglamento y se disputaron dos partidos en la cancha de San Lorenzo. "Cuando se jugó la final, tres de las cuatro tribunas eran hinchas de todos los clubes que fueron a alentar a Banfield", detalló el lomense.

Tras un 0-0 en la ida, Racing ganó por 1-0 el segundo partido y se proclamó como el ganador del torneo. Pero en el ambiente ya se había instalado una frase que quedó marcada a fuego en la historia de Banfield: "Campeón Moral".

Tras un 0-0 en la ida, Racing ganó por 1-0 el segundo partido y se proclamó como el ganador del torneo. Pero en el ambiente ya se había instalado una frase que quedó marcada a fuego en la historia de Banfield: "Campeón Moral". Ese equipo que pudo haberle dado el primer campeonato a la institución, quedará en la memoria y en los libros de historia, tal como los que consiguieron el ansiado título en el Torneo Apertura 2009.

Temas Relacionados
+ historias lomenses
ÚLTIMAS NOTICIAS