Pasó mucho tiempo en los cines y se enamoró de la fotografía 

DÍA DEL FOTÓGRAFO. A Beatriz Curbani siempre le gustaron las imágenes y la iluminación. Su papá era operador cinematográfico y ella estudio hasta convertirse en una profesional. 

Beatriz Curbani siempre estuvo vinculada con el arte y encontró en la fotografía una gran pasión que la llevó a desarrollarse como profesional, recorrer distintas ciudades del país y participar de concursos. 

"Mi papá trabajó en varios cines de Lomas como operador cinematográfico así que desde muy chica estuve en las escaleras de las salas y conociendo las cabinas. Siempre me gustaron las imágenes y la iluminación así que de ahí viene la herencia de la hija que le gusta la fotografía", analizó Beatriz, que vive en Temperley.

Tras el secundario en el Colegio William Shakespeare, a sus 20 años trabajó en el Teatro Coliseo ayudando con el ingreso y la salida del público. "Una de las primeras fotografías fue en el teatro para mi hermana, que era actriz. Eran imágenes que sacaba con 400 asas de forma manual, flash incorporado y que luego había que revelarlas", recordó Curbani.

Sus estudios fueron en la Escuela Municipal de Medios Audiovisuales y en talleres cursados en Capital. "Tuve la posibilidad de viajar desde Bariloche hasta Tierra del Fuego para sacar fotos de paisajes y hasta logré la famosa imagen del Fin del Mundo. Fue una linda experiencia que tenía muchas ganas de hacer", destacó la fotógrafa que considera a la disciplina como "un juego de luz y creatividad".

Mi papá trabajó en varios cines de Lomas como operador cinematográfico así que desde muy chica estuve en las escaleres de las salas y conociendo las cabinas. Siempre me gustaron las imágenes y la iluminación

El año pasado ganó un concurso de Zurich con una foto de las manos de sus padres. "La tenía guardada de recuerdo y, como el lema era sobre algo emotivo, le puse una radio Spica y la hice muy artística. Tuve la sorpresa de que me llamaron porque había sido seleccionada para abrir el stand y estuvo durante toda la exposición en el predio de La Rural", contó. La Fundación Científica del Sur de Lomas también puso en la sala de espera una foto hecha por Beatriz en el marco de un concurso de 2017.

La situación actual perjudicó a un rubro que se desarrolla en gran parte desde lo presencial y mediante el contacto con las personas. "La pandemia nos dio la chance de salir con la cámara a registrar la realidad y tener recuerdos inéditos. Todo lo que es eventos, foto-infantil y books está suspendidos porque no hay protocolo, así que está difícil y va a llevar un tiempo para retomar con normalidad", señaló Curbani, y agregó: "Igual doy gracias que tuve trabajos virtuales a través de videos, fotolienzo y alternativas para que la gente las haga llegar a sus familiares. Siempre me gustó hacer fotos con niños, ya que juegan y salen cosas dinámicas que son un lindo recuerdo para sus padres".

Las fotos en blanco y negro son las preferidas de Beatriz, que tiene al Barrio Inglés y el lado Oeste de la estación de Temperley como lindos lugares para desplegar su arte. También trabaja en el área de diagnóstico por imágenes de la Fundación Científica del Sur (sede Adrogué).

Temas Relacionados