La Unión | LOMAS

Un merendero lomense pide donaciones para entregar almuerzos y meriendas

BARRIO 2 DE ABRIL. Pequeños Gigantes no baja los brazos con su trabajo desinteresado en el barrio y necesita pollo, verduras, leche y harina para asistir a más de 250 personas.

El merendero Pequeños Gigantes, ubicado en el barrio 2 de abril, necesita de la solidaridad de los vecinos para continuar con su servicio desinteresado hacia la comunidad: piden donaciones de pollo, verduras, leche y harina, que es lo que más utilizan, para dar el almuerzo a más de 250 personas y la merienda a aproximadamente 150 chicos.

Las necesidades existen y la pandemia agravó la situación, pero hay personas que luchan a diario para acompañar y ayudar a las familias más vulnerables. El merendero Pequeños Gigantes, que funciona hace tres años, no baja los brazos y continúa con su trabajo solidario, tanto con la olla popular una vez por semana (casi siempre los días miércoles a partir de las 13), como las meriendas, los martes y jueves a las 17.

Lo que más se necesita para la olla, ya que nuestra intención es volver a hacerla dos veces por semana, es pollo y verduras, que muchas veces lo compramos nosotros mismos.

Por las escasas donaciones que recibieron en el último tiempo, se vieron obligados a reducir una jornada de almuerzos (antes lo hacían miércoles y sábado), pero continúan en la búsqueda de recursos, donaciones de alimentos o dinero para sostener el trabajo social en el barrio. "Lo que más se necesita para la olla, ya que nuestra intención es volver a hacerla dos veces por semana, es pollo y verduras, que muchas veces lo compramos nosotros mismos", solicitó Cecilia Ayala, una de las referentes del lugar. Para la merienda de los chicos, leche y harina para amasar es lo que más utilizan, aunque cualquier donación es bienvenida.

Para la merienda de los chicos, leche y harina para amasar es lo que más utilizan, aunque cualquier donación es bienvenida.

"La olla popular la vamos manejando, la estamos haciendo cuando recibimos donaciones, es por eso que solicitamos la ayuda de los lomenses. La situación es cada vez más complicada y cada vez hay más gente, se arman largas filas", admitió la mujer de 39 años. "Usamos aproximadamente 30 paquetes de fideos, más de 10 kilos de arroz y 20 kilos de pollo por cada almuerzo", detalló Gabriela Ayala, su hermana y otra de las referentes del merendero.

Cabe destacar que el merendero debió cerrar sus puertas durante un mes, ya que el padre de Cecilia y Gabriela falleció de coronavirus, pero ni ese golpe las detuvo para atender los pedidos del barrio. "Decidimos levantarnos porque la gente nos necesitaba, eso nos dio fuerza para arrancar devuelta", señaló Gabriela.

Pequeños Gigantes está formado por 14 integrantes, entre voluntarios para cocinar y docentes que brindan apoyo escolar, tan necesario en estos tiempos donde los chicos no pueden asistir a los colegios.

"Llevamos la solidaridad en la sangre. Cuando los vecinos nos agradecen es lo mejor y sufrimos mucho por no poder darles un abrazo. Es que no se trata sólo de brindarles un plato de comida, sino de compartir y que los chicos sepan que son queridos, valorados", concluyó Cecilia, mientras que Gabriela añadió: "Siempre tenemos fe y creemos en las personas de corazón. Esos vecinos que, con una donación, por más pequeña que parezca, aportan mucho".

Los lomenses que tengan la posibilidad de ayudar a Pequeños Gigantes para que continúen con su trabajo desinteresado, pueden contactarse por Instagram o a los siguientes números de celular: 1155884812 (Cecilia) o 1167344475 (Gabriela).

Temas Relacionados
+ LOMAS
ÚLTIMAS NOTICIAS