Un ícono de Lomas sigue haciendo historia

De puño y letra. Café Dalí fue inaugurado en 1980 y tuvo cinco dueños. Sobrevivió a la pandemia y tuvo este sábado su reinauguración oficial. 

En Carlos Pellegrini 201

Crédito: Eduardo Alfaro.

En Carlos Pellegrini 201.

En toda ciudad hay comercios históricos, de esos que lograron imponer su marca entre los vecinos gracias a su permanencia a lo largo de décadas y su conexión con la cultura local. En Lomas de Zamora hay varios casos y muchos los hemos tratado aquí, en las páginas del querido diario La Unión: uno, por ejemplo, fue el de la recordada pizzería Las Carabelas, que hace más de dos años, justo en la previa de la pandemia, cerró sus puertas tomando a miles de clientes por sorpresa. Pese a algunos rumores que se activaron varias veces por movimientos dentro del viejo local Acevedo y Boedo, por ahora, todo sigue igual.

En las últimas semanas, los vecinos de Lomas se enteraron de otra triste noticia relacionada al cierre de un local histórico del barrio: Café Dalí. Después de 42 años, el restobar ubicado en la esquina de Sáenz y Carlos Pellegrini anunciaba su cierre, en medio de un éxodo de comercios hacia el lado de Las Lomitas. La administración del espacio gastronómico, que había llegado durante la pandemia, explicó la dificultad de mantenerlo con el servicio que ofrecía, de desayunos, almuerzos, meriendas y cenas. Apostaba a remontar mediante las "cenas show".

Pocos días después, las autoridades municipales habilitaron la posibilidad de organizar espectáculos, así que café Dalí seguirá funcionando. Una muy buena noticia para los cientos de clientes y empleados que pasan sus horas en el lugar. 

Café Dalí fue inaugurado en 1980 y tuvo cinco dueños. Lamentablemente, muchos lo asocian a un triste caso policial que sacudió a nuestra ciudad: el del crimen de Sergio Schiavini. El 29 de mayo de 1991, ese joven poeta quedó en medio de un tiroteo entre policías y ladrones dentro de la confitería. Sergio fue usado como escudo humano por los delincuentes y terminó cayendo en la balacera. Todos los ladrones que participaron del episodio fueron a la cárcel. 

Para cerrar, una buena: ubicado en Carlos Pellegrini 201, Dalí recibió durante el momento de más restricciones por la pandemia al personal de salud y seguridad, ofreciéndoles café de forma gratuita en forma de agradecimiento por el trabajo realizado para luchar contra el virus. También invitaron almuerzos a quienes donaban plasma y hasta cambiaron cafés o cervezas por juguetes en buen estado para ser entregados a chicos carenciados en Navidad y Reyes. ¡Hasta la semana que viene!

Temas Relacionados
+ De puño y letra
ÚLTIMAS NOTICIAS