La Unión | historias lomenses

Cumple 100 años y asegura que su secreto es no pelear nunca

Con sabiduría. La lomense, Asunta Pisani contó que siempre fue una persona alegre y una aficionada a la ópera. "Mis vecinos me escuchaban cantar", afirmó.

La sabiduría de Ansunta Pisani se hace presente en cada frase que dice sin problema. Es clara, amable y no para de reírse. Hoy cumple 100 años y aseguró que no sabe si hay un secreto para llegar a esa edad como ella, pero considera que no hay que fomentar la pelea nunca: "Ni con mis hermanos me peleaba cuando era chica", recordó.

Nació en Italia, pero a los 19 años llegó a Argentina para luego instalarse en Lomas en 1942, donde aún vive en la misma casa de aquel entonces.

"Soy de Calabria, de la parte marítima, pero mi lugar es Lomas desde hace mucho tiempo", expresó Asunta que es viuda, pero recordó que siempre se dedicó a su casa: "Mi marido no quería que saliera a trabajar".

Dedicada a su familia, tuvo una sola hija, pero no tiene nietos. Está siempre acompañada por su familia que la visita todos los días para ir a almorzar o pasar ratos con ella.

"El domingo me van a festejar el cumpleaños. Me voy a poner más linda de los que soy", dijo entre risas y añadió que lo único que no puede es ponerse zapatos: "Tengo que usar zapatillas porque me mareo y me puedo caer".

Dice que toma sólo algunos medicamentos por tema de presión y un problema de vértigo que tiene, pero ella se siente bien: "Siempre fui muy alegre y recuerdo que me gustaba mucho cantar ópera", manifestó Asunta en diálogo con La Unión.

Según contó, los vecinos la escuchaban cantar y siempre se acercaban para escucharla: "Siempre tuve una linda relación con todos mis vecinos de Lomas. Nunca fui de meterme en la casa ajena. Nunca fui de ir a tomar mate, pero ellos siempre estuvieron presentes. Los quiero mucho y me llaman por teléfono hasta ahora", afirmó sobre las personas que viven cerca de su casa.

Asunta además expresó que enseguida quiso obtener la ciudadanía argentina y lo logró tras su casamiento. "Tengo familia en Canadá, en España y siempre me llaman. Soy de hablar por teléfono y mirar la televisión porque ya no puedo salir sola porque me cuesta caminar", comentó sobre su dificultad para moverse, pero su ánimo está intacto para que este domingo pueda festejar sus primeros 100 años.