Un lomense creó un método para generar emociones a través de la música

talento local. El DJ Christian Roy desarrolló el concepto 4.0, que está pensado para la vuelta del público a las pistas de baile.

Roy es creador y residente del ciclo Blackroom

Roy es creador y residente del ciclo Blackroom.

Cuando las personas puedan volver a la pista de baile, el DJ Christian Roy tiene preparado un concepto musical 4.0 para generar diferentes emociones y estimular la conciencia a través de la combinación de sonidos.

"Los djs utilizamos a la música para contar una historia compuesta por varios momentos que pueden ir desde la relajación o climax hasta la explosión de alegrías o sorpresas. Como la pandemia nos da muchas sensaciones negativas, la idea es programar las emociones en la pista para acariciar el alma del público y darle felicidad", expresó Christian, creador del método. 

Durante los sets de música electrónica, hay djs que van armando los climas según el ánimo de la gente o las características del lugar en el que se presentan. El concepto 4.0 busca anticiparse y lograr su objetivo mediante varias herramientas. "Como en el ajedrez, hay que predecir la jugada para generar un clima o la sorpresa que deseo en el público. Esto se logra relacionando las frecuencias e instrumentos con las partes del cuerpo y las emociones que sentimos", señaló Christian, y agregó: "Las frecuencias bajas las podemos relacionar en general con la parte inferior y las altas o más sutiles, como sonidos de agua o campanitas, con la cabeza. Los sonidos armónicos puestos en su lugar nos dan equilibrio y al repetirlos generan una especie de hipnosis".

Roy plasmó su método en un documento que tiene más de 300 páginas con información sobre diferentes sonidos y técnicas para la mezcla musical. "Leí mucha bibliografía, hice cursos de meditación para interpretar cómo nos afectan las distintas frecuencias e instrumentos, y hablé con mi hermana Natalia, que es psicóloga, y con Miguel Brea, especialista en mantras. A esto le sumé mi experiencia de 20 años de carrera profesional", contó el artista lomense que es creador y residente hace ocho años de Blackroom, el ciclo de electrónica donde logró la residencia más larga de los últimos años.

También tiene una escuela de música llamada Blackroom School, que actualmente cuenta con 100 estudiantes. "Ya estoy enseñando el concepto 4.0 en la escuela y mi sueño es que sea una herramienta para todo el mundo. La gente va a salir con muchas ganas a bailar cuando la situación lo permita y nosotros, que somos como los directores del baile, tenemos que darles alegría y sensaciones placenteras", remarcó.

A la par de su trabajo como DJ y docente, Christian está fortaleciendo sus estudios con bases en la Ingeniería Industrial desarrollado en la UTN FRBA con un posgrado de marketing y publicidad en la escuela de negocios de Barcelona. "Sigo transformando lo que empezó como un hobbie en algo cada vez más profesional", indicó.

Temas Relacionados