La Unión | Talento en Acción

“No me podía sacar la sonrisa de la cara”

Entrevista. Exequiel Rodríguez es golfista de Lomas Athletic y la última semana volvió a las prácticas en el campo tras cinco meses. ?Volver a ver volar la pelotita es una alegría enorme?, reconoció.

De a poco y siguiendo los estrictos protocolos sanitarios, los deportes de menor riesgo empiezan a regresar a una actividad más normal. El golf es uno de ellos y Exequiel Rodríguez contó cómo vive estos primeros días de trabajo.

Golfista del Lomas Athletic, vio postergada la actividad que tenía programada para este año en la gran mayoría de las competencias. Por caso, había sido designado por la Asociación Argentina de Golf (AAG) para jugar un torneo representando a Argentina (el 34° Amistad Internacional) y había logrado una victoria nacional en el primero de los cuatro nacionales M18 del 2020. La pandemia detuvo todo. “Durante este tiempo hice trabajo por Zoom y en casa me había colgado una lona en el patio para juego corto y cuestiones técnicas pero ya quería volver al campo”, contó.

Y ese reencuentro fue un verdadero alivio. “No me podía sacar la sonrisa de la cara. Empecé a tirar pelotas y me reía y no sabía porque, estaba solo y parecía un loco”, contó aún entre risas. “Me llamó mucho la atención lo alto y lento que vuela la pelota. Me sorprendió porque de no verla volar mucho tiempo y pegar tanto contra la lona te vas olvidando. Después cuando salís a la cancha, el golf te devuelve un poco de lo que es, te hace enojar, te da desafíos, volver a competir, practicar con los chicos, simplemente ver volar la pelotita ya es un lujo y una alegría enorme”, agregó.

En el día a día de esta etapa post cuarentena los cuidados son una constante para evitar más contagios. El protocolo incluye mantener una constante distancia social, evitar tocar objetos que pueda haber en el campo y desinfectar bolas, además de especificaciones para el jugador como llevar consigo su propio equipamiento, incluyendo palos de golf y carro de tiro, llevándose los mismos al finalizar su juego (desde el momento que un jugador llega al club hasta que se retira, ninguna persona debe tener contacto con dicho equipamiento). En este sentido, hacen foco en evitar “la vida de club”, lo que incluye quedarse más tiempo del especificado para jugar. “Esto deberá esperar un tiempo más”, aclaran.

Por estos días entrena dos veces por semana en el campo: una vez en Links, el nuevo predio de Lomas Athletic (que ya tiene habilitados los 18 hoyos) y otra en Pilar Golf, el espacio que pertenece a la AAG. “Yo estaba acostumbrado a entrenar cuatro días a la semana de 9 a 18 y ahora con todo esto apenas trabajamos por la tarde 4 horas en campo y solo dos veces por semana. Hacemos alguna cuestión técnica, juegos cortos y distintas áreas del golf. El resto de los días si hago un trabajo físico para mantener por la mañana pero todavía todo en casa y por Zoom”, comen

Temas Relacionados