La Unión | socorro

No acabó lo que se daba

¡Socorro, los chicos de vacaciones!, por Susana Alfajoretti.

 

Me cansé de ser la hija de la pavota, querida. Esto se terminó acá, no puede ser que una se tenga que encargar de todo y el resto mira, opina y encima después se quejan de todo. “Mejor que decir es hacer”, decía el General.

Quisieron ir a Gesell, macanudo, tuvieron que ponerse las pilas para conseguir algo lindo y barato cuando ya está casi todo alquilado. Bueno, que sigan laburando en los preparativos, que ya bastante creciditos están estos dos.

¿Que soy una explotadora?, mirá las cosas que tengo que escuchar a esta altura del partido, déjame de jorobar, estos dos encuentran un trabajo y lo devuelven.

A la nena le encomendé su tarea principal: que se encargue de ir a la perfumería a comprar bronceador y todos los productos de tocados para llevar, hasta la listita le armé, por supuesto que el alcahuete de mi marido la llevo y la trajo con el auto, aunque está a dos cuadras el negocio.

De paso, la mandé a que se compré la malla que le guste, de paso que se compre un par de esos libritos raros que le gustan para leer en la reposera y lo que necesite, si se olvida de algo, alpiste…

Obvio, que también le dije que se haga su bolso solita. Ella me salió que estaba bien el trabajo comunitario y solidario en la familia, y que todos siempre quisimos colaborar, pero que era mi culpa no saber delegar tareas en los demás. En fin, ellos son vagos y es mi culpa.

¿Al nene?, y de nene no tiene nada ese grandulón. Tuvo que podar y cortar el pasto, para que al regreso el fondo no sea el Amazonas, con lo que come podría talar un quebracho, pero para cada cinco minutos a tomar gaseosa, me sale más caro que un jardinero.

También lo mandé a comprarse sus cosas, aunque este anda con el mismo short y misma remera todo el día. Lógico que también se armó su bolso, aunque para él es fácil hacer la ropa un bollo y apretarla fuerte para entre todo.

¿Que yo me rasqué a dos manos?, ah bue, me encargué de comprar provisiones, ordenar mi ropa y la mi marido y también me puse un poco en jefa, estos dos me dicen que me puse la gorra, ya los voy a agarrar.

Bueno querida, te voy dejando, estoy con los últimos detalles y en breve salimos para Gesell. Agarrate porque de allá te voy a bombardear a audios de Whatsapp, creo que en la ruta ya empiezo con la catar

+ socorro
ÚLTIMAS NOTICIAS