Se trata de “Atreverse es hacerlo”, una publicación que tiene testimonios del principal protagonista y de otros personajes de su entorno, como Gerardo Martino, Jorge Griffa y Fernando Gamboa.
El protagonista y el autor, en Londres.

Matías Sartori publicó “Atreverse es hacerlo”, un libro sobre Mauricio Pochettino, un exfutbolista que vistió la camiseta de la Selección Argentina y de buen andar en su tarea como entrenador en las ligas europeas.

El autor, que vivió buena parte de su vida en Avellaneda y que reside en Valencia con su familia, narra cómo fue su trabajo, aclara que no es un “libro biográfico” y que la publicación cuenta con testimonios y anécdotas del principal protagonista y de quienes compartieron su entorno.

“Es como una novela. A fines de 2016 ganó el premio como mejor Reportaje Periodístico, que también lo gané en 2019. Se da a conocer esa noticia y la editorial Libro Futbol me comentan la idea de hacer un libro y la idea inicial fue sobre Pochettino”, le cuenta Matías a La Unión, instalado transitoriamente en Avellaneda y aguardando poder regresar a España.

El libro, que tiene como título al lema del Tottenham Hotspurs y editado por Libro Fútbol, donde el DT argentino cumplió notables campañas, tuvo algunos cambios de planes durante su realización.

La portada del libro.

“Le escribí a Pochettino y cómo no me contestaba, le dimos un giro al libro para tener los testimonios de diferentes entrenadores y jugadores que hayan coincido con él para construir su perfil”, acota.

Leé también:  El Parque de la Memoria comparte cuentos infantiles prohibidos por la dictadura

De esta forma, el autor entrevistó a Jesús Pérez, Miguel D' Agostino, Toni Jiménez, Juan Manuel Llop, Fernando Gamboa, Joan Capdevilla, Erik Lamela, Fernando Llorente, Jorge Griffa y Gerardo Martino.

Con estos “testimonios exclusivos”, donde dieron su palabra algunos de sus dirigidos, antiguos compañeros de equipo y sus primeros entrenadores. Así, una parte de la publicación iba a tomando forma, pero ocurría un nuevo giro.

“Para mi suerte y mi sorpresa, le vuelvo a mandar un mensaje y me contesta. Pochettino viajó a Barcelona y quedamos en tomar un café. Le comento la idea del libro y me dice que dice sí”, recuerda sobre ese encuentro.

También contó el DT es muy popular en la ciudad  de Barcelona y es ídolo del Espanyol, donde fue jugador y técnico. “Se sacó fotos con todos los que se acercaron, saludó a los meseros del bar y me dice: ¿Así que estas escribiendo un libro sobre mí, ¿estás seguro?’”, agrega.

El libro también tomó otro giro y sumó matices “literarios” al incluir una suerte de hoja de ruta contando en qué circunstancias fueron las entrevistas, en qué lugares y en qué momentos se desarrollaron.

“Todo aquello que fui edificando sobre su persona terminó siendo así. Es un entrenador muy cercano, que cuida mucho su perfil, que usa las redes sociales y que no es muy devoto a las entrevistas”, comenta.

Leé también:  “Sábados Borgeanos”, encuentros virtuales con sello local

El autor también recuerda el cordial trato y los “pequeños detalles” que tuvo con él la figura central de su libro en las entrevistas que se realizaron en Londres, cuando era entrenador del Tottenham Hotspurs.

ROSARIO SIEMPRE ESTUVO CERCA

El libro tiene "testimonios exclusivos".

Matías Sartori cuenta en su libro una anécdota que se transformó en un mito urbano y que se fue modificando al pasar de boca en boca.

La historia cuenta el arribo de madrugada de Jorge Griffa y Marcelo Bielsa, por entonces en las inferiores de Newell's Old Boys a la casa de los Pochetino, en el pueblo de Murphy, en plena madrugada.

“Está en el libro y la historia es cierta, está la versión de Pochettino y la de Griffa.  Bielsa y Griffa, uno más loco que el otro, van a un pueblo del sur de Santa Fe, y llegan a las 2 de la mañana con el dato de un jugador. No sabían cuál era la casa, se ponen a aplaudir y les indican cuál es”, relata.

Pero hay más condimentos en esta anécdota. “Los recibe la madre y les comenta que ya tiene un acuerdo con Rosario Central. Eso cambió el futuro de Pochettino que terminó en el otro grande de la ciudad y también es cierto que pidieron verle las piernas, él tenía 12 años y lo destaparon para que le puedan ver las piernas”, cierra.