El Tribunal lo consideró coautor de los delitos de privación ilegítima de la libertad, homicidio y partícipe necesario del abuso sexual de la joven estudiante del ENAM.
La audiencia se transmitió por videoconferencia.

Por unanimidad, el Tribunal Oral en lo Criminal N°7 de Lomas de Zamora condenó a prisión perpetua a Marcos Bazán, el dueño de la casa donde se cree que la estudiante del ENAM Anahí Benítez fue retenida, drogada, violada y estrangulada en julio de 2017, antes de que su cuerpo sea encontrado sin vida días después en la reserva natural de Santa Catalina.

Los jueces Elisa López Moyano, Roberto Conti y Roberto Lugones consideraron a Bazán como como coautor de los delitos de "privación ilegal de la libertad agravada, homicidio triplemente agravado por alevosía, criminis causa y por mediar violencia de género" (femicidio) y como partícipe necesario de un "abuso sexual agravado por acceso carnal".

Como los fundamentos de la sentencia tienen alrededor de 377 páginas, en la audiencia de esta tarde -que comenzó casi dos horas después de lo previsto- solo se leyó la condena.
Allí se conoció que el Tribunal ordenó investigar si cometieron falso testimonio el novio de Anahí, Elías Domínguez; su mejor amigo, Lautaro Morales; la novia de Bazán, Florencia De caso Mallieri, y a otros testigos del condenado, como Francisco Batalla y Gabriel Navarro.

 

Leé también:  El Hogar Pereyra junta donaciones para más de 20 niños