El pilar llegó al Tricolor cuando tenía 19 años para crecer en su carrera en el rugby y hoy, con 22, ve los frutos de sus logros. "Tenía que  hacer un sacrificio para lograr los objetivos", señaló.
Favre, con la camiseta del Tricolor y en la que hoy es su segunda casa.
Favre, con la camiseta del Tricolor y en la que hoy es su segunda casa.

Lucas Favre nació y se crió en Chaco y ahí inició su amor por el rugby, pero a los 19 años tuvo que dejar su provincia para crecer en este deporte y el destino elegido fue Lomas Athletic. Y hoy, a cuatro años del inicio de esta aventura, ve el fruto de sus logros: integra por segundo año consecutivo el plantel de Argentina XV, con el que actualmente disputa el Americas Rugby Championship, y ya formó parte de Los Pumas.

Leé también:  El mejor rugido de Agustín Toth: se ganó un lugar en el Mundial Juvenil

Este chaqueño, de apenas 22 años y que inició su carrera en el club CURNE de Resistencia, llegó al Tricolor de la mano del entrenador Bernardo Urdaneta y con un objetivo muy claro: triunfar en el mundo del rugby. “Irme de Chaco significó cambiar toda mi vida, pero tenía en claro que si quería más competencia tenía que migrar a Buenos Aires y jugar en la URBA”, remarcó, firme y con una idea clara.

“Fue difícil dejar el club que me vio nacer y en el que di mis primeros pasos, pero hay que hacer un sacrificio para lograr los objetivos”, señaló el pilar, que ya es uno más de la familia del Tricolor. “Lomas me abrió las puertas y, desde el primer día, me trataron como si hubiera sido del club de toda la vida, y eso fue muy importante. Lo valoro mucho”.

Leé también:  Los Pumitas buscan el boleto a la final ante la difícil Australia
Favre integra los plantel de Argentina XV desde el 2018.
Favre integra los plantel de Argentina XV desde el 2018.

Este cambio que experimentó Favre, que ya es parte del equipo titular de Argentina XV y también jugó en Sudamérica XV, “no fue sencillo”, reconoció, pero valoró la actitud de sus compañeros de Lomas para integrarlo. “Ellos lo hicieron todo mucho más fácil y me ayudaron a adaptarme de la mejor manera. Hoy Lomas es mi segunda casa, estoy todo el día ahí”, resaltó.

Favre tenía en claro que “Buenos Aires es una vidriera muy grande por el torneo competitivo que se juega y por el nivel de jugadores” y por eso hoy, ya afianzado en el Tricolor y en los seleccionados nacionales, valora todo el esfuerzo realizado en Buenos Aires, donde además estudia kinesiología.  “Nada fue casualidad, trabajé y trabajo mucho para esto, que es llegar a lo más alto”, remarcó.

Leé también:  Jaguares visita a Warathas en un duelo clave y busca afianzarse como líder

Y con esa misma firmeza, la que también muestra cada que salta al campo, el chaqueño habla de su sueño: jugar en Los Pumas. “Todo jugador de rugby sueña con eso y es a lo que aspiro, con el deseo de dejar un legado para el día que no juegue”, concluyó el pilar chaqueño que pone la bandera del Tricolor en lo más alto del rugby argentino.