El partido, pactado para las 17.30, atrasó su inicio por una serie de disturbios en la tribuna local y luego estuvo diez minutos suspendido. Mirá los videos.
Hubo corridas, peleas con facas y mucho miedo.

Una brutal batalla campal se produjo en el estadio República de Mataderos durante el encuentro entre Nueva Chicago y Temperley con un enfrentamiento con facas y palos entre dos fracciones de la barra brava del local, que dejó un saldo dos heridos de arma blanca, tres detenidos y el estadio clausurado.

Esta pelea entre los violentos, que se produjo adentro y afuera del estadio, tuvo su momento de mayor tensión en el inicio del encuentro entre el Torito y Temperley y por ese motivo el árbitro Mario Ejarque decidió detener las acciones durante alrededor de 10 minutos.

Leé también:  Crivelli, entre proyectos personales y refugio en casa

Mientras los jugadores de ambos equipos ya estaban en el campo de juego, los barras bravas acapararon la atención en todos y provocaron serios incidentes en la tribuna local, con corridas, peleas con diferentes palos y hasta facazos. Hubo mucho descontrol y miedo de los verdaderos hinchas.

Una vez que inició el encuentro, las peleas continuaron y el árbitro detuvo las acciones hasta que la situación se calmara, con los violentos afuera de la cancha.