Así lo afirmó el secretario general de la presidencia, Oscar Parrilli, al tiempo que aclaró que "no hubo demora" en la entrega de información respecto a las remuneraciones que perciben la Presidenta y sus ministros. Desde anoche, en la página de la secretaria General de la Presidencia se actualizaron los datos.

parrilli
El secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, destacó que los funcionarios "son los únicos que presentan declaraciones juradas de ganancias y bienes personales" ante la Oficina Anticorrupción.

Parrilli recordó que no cuentan con "fondos reservados ni gastos protocolares", derogados por Néstor Kirchner en el año 2006.

En declaraciones a radio Vorterix, el funcionario aclaró que "no hubo demora" en la entrega de información respecto a las remuneraciones que perciben la presidenta Cristina Fernández de Kichner y sus ministros, sino un "error" al no suministrar los sueldos actualizados.

Desde anoche, en la página de la secretaria General de la Presidencia se actualizaron los datos.

Parrilli recordó que en el año 2012 la mandataria dio la orden de "dar a conocer los sueldos", pese a que "teníamos un dictamen de la comisión que se encarga de estos temas, que indicaba que los salarios y remuneraciones forman parte de los datos personales".

En ese sentido, remarcó que los funcionarios del Poder Ejecutivo "tenemos publicadas nuestras declaraciones juradas de ganancias y de bienes ante la Oficina Anticorrpución" y que los sueldos "tienen relación progresiva con los salarios de la administración pública".

Además recordó que por un decreto del fallecido ex presidente Néstor Kirchner del año 2006, "no tenemos fondos reservados ni gastos protocolares".

En tanto, se refirió a una publicación reciente del diario La República de Perú, que indica que en Argentina "(los funcionarios) ganamos menos en relación al sueldo mínimo; hay países en los que los ministros ganan 38 veces el sueldo minimo, y en el caso argentino es de 8 veces".

Por último, se quejó de la cobertura periodística de los diarios Clarín y La Nación, que -según dijo- "tienen una actitud de hacer periodismo opositor obsecuente, y si es necesario mentir, mienten, y le mienten a sus lectores".