Maximiliano se fracturó la tibia y el peroné. Iba a tener que esperar hasta tres meses a que llegue el clavo al Gandulfo, pero recibió ayuda.
el joven agradeció encarecidamente el gesto de la Fundación.

“Gracias a la Fundación para la Salud se aceleraron los tiempos y pude operarme antes de lo previsto”, comenzó explicando Maximiliano Maldonado, un joven de 25 años que sufrió la fractura expuesta de tibia y peroné y que, gracias a la donación de la prótesis que le otorgó la institución que preside Antonio Venezia, ya se encuentra en la etapa de recuperación junto a sus familiares y amigos.

Debido al accidente que padeció el pasado 10 de septiembre mientras jugaba al fútbol, Maximiliano se quedó sin trabajo ya que manejaba una moto para hacer delivery, ingreso que le servía para mantener a su hija Maia, de 5 años. Pero, a su vez, tampoco contaba con el dinero para comprar los insumos necesarios para su operación ni tenía una obra social para hacerle frente a la intervención quirúrgica.

“Solo sentí el ruido por la patada del partido, no tenía dolor ni me había dado cuenta de la fractura”, detalló sobre el momento exacto de la desafortunada acción, para luego contar sobre la atención recibida en la salud pública: “Me llevaron al hospital Gandulfo y siempre me cuidaron, desde el primer día. Desde los camilleros, enfermeros y traumatólogos hasta los empleados de limpieza, todos con la mejor voluntad. Hoy los veo y me siguen saludando”.

Leé también:  Lomas: entregarán manos ortopédicas a nenes y nenas de todo el país

A la hora de solicitar el clavo endomedular de acero quirúrgico al Ministerio de Salud por no contar con los recursos para comprarlo, a su abuelo Miguel se le ocurrió contactar también a la Fundación por medio de Venezia, a quien lo conocía previamente. “Le pidió los materiales y en menos de una semana la institución los había tramitado, yo ya hacía 20 días que estaba internado y la situación me cansaba psicológicamente, extrañaba a mi nena porque no la podía ver”. Paralelamente y antes de que se concrete el pedido a la Fundación, los familiares y amigos de Maximiliano habían comenzado a organizar una rifa para juntar la plata y comprar la prótesis.

Lo cierto es que la Fundación para la Salud fue un pilar fundamental para que la operación se haga realidad antes de lo pensado: “Cuando nos enteramos, rápidamente iniciamos los trámites y logramos conseguirlo”, explicó Antonio Venezia sobre el inmediato accionar.

La recuperación demandará unos 6 meses.

“El día 9 de octubre me operaron, por suerte se dio todo más rápido porque de la otra manera tardaba entre dos a tres meses para que llegue el clavo. Capaz todavía seguía internado (risas)”, explicó Maldonado, con el objetivo claro de mirar para adelante y pensar en la recuperación, que demandará aproximadamente 6 meses en total y que requerirá kinesiología y natación.

El lomense agradeció la colaboración de la Fundación para la Salud por acelerar el proceso de la intervención y acortar la estadía en el hospital. “Me dijeron que van a estar para lo que necesite, que los llame ya sea para los insumos o la kinesiología”, comentó. También reconoció el apoyo incondicional de su familia y amigos en los momentos más duros, que fueron en el Gandulfo.

Leé también:  Mamografías gratis en San José para cientos de vecinas

“Una vez que lo operaron, el abuelo me dijo que Maximiliano me quería conocer, entonces con gusto lo fui a visitar. Estaba muy contento y agradecido por lo que hicimos”, manifestó el representante de la Fundación sobre el emotivo encuentro con el joven, aclarando que todavía se mantienen en contacto con él y su familia.

Lo más importante para Maxi de ahora en adelante, además de ir mejorando con el transcurso de los días, es volver a trabajar para tener un ingreso: “Tengo muy buena relación con mis jefes, vamos a ver si cuando me sienta mejor puedo volver para hacer otra tarea, todo depende de la demanda, pero me gusta el trabajo”.

Por parte de la Fundación, a menudo realizan colaboraciones con los vecinos que lo necesiten: le donaron, en conjunto con el Municipio, una silla de ruedas con motor a un nene que no cuenta con movilidad propia y también ayudaron con insumos a un chico que debía operarse de la vista a causa de un desprendimiento de retina.