Es para que no se tapen y haya inundaciones. La basura atenta contra la eficiencia del reservorio y la estación de bombeo que hizo el Municipio en el Barrio Laprida.

Se realizaron tareas de limpieza en el reservorio.
La acumulación de basura en las calles generó anegamientos.
El Municipio de Lomas realiza limpieza preventiva.

Las obras históricas que llevó a cabo el Municipio de Lomas en el Barrio Laprida mejoraron el escurrimiento del agua durante los días de lluvia. Pero resulta clave la colaboración de los vecinos para mantener la limpieza de los sumideros que permiten evitar las inundaciones.

Durante las últimas semanas, la acumulación de basura en las calles generó anegamientos en una zona que desde hace varios años no sufría inconvenientes de este tipo. Para que no se tapen las bocas de tormenta, es necesario que se tome conciencia sobre el cuidado del barrio, evitando el arrojo indiscriminado de residuos y respetando los horarios correspondientes.

Leé también:  El Municipio de Lomas intimó a Nación a que termine la Estación de Bombeo del Arroyo del Rey

“Hicimos tareas de limpieza en el reservorio donde detectamos que se incrementó el volumen de basura, por eso estamos hablando con los vecinos porque esto conspira con la posibilidad de evitar anegamientos. Es una época de lluvias intensas y preventivamente estamos haciendo un trabajo fuerte en la limpieza de bocas de tormenta para facilitar la regulación del caudal”, informó el delegado de Lomas Oeste, Gabriel Gago.

Por su proximidad con el Arroyo del Rey, el Barrio Laprida era uno de los más golpeados por los fenómenos climáticos. Las lluvias intensas y el elevado nivel del cauce por el efecto de la sudestada provocaban fuertes inundaciones en la zona.

Para brindar soluciones, se construyó una planta de bombeo con una capacidad de 3 mil litros por segundo y un reservorio de 200 metros en la intersección de Toscanini y Boedo que mejoraron el sistema de drenaje en beneficio de más de 30 mil vecinos.

Leé también:  Realizarán una colecta en Lomas para ayudar al Refugio San Francisco de Asís

“Hace años que no tenemos problemas de inundaciones y volver a sufrir porque hay mucha gente que tira basura en cualquier lado es un pecado. Necesitamos tomar conciencia y cuidar el barrio entre todos”, afirmó Patricia Vázquez, una vecina de la zona.

La estación de bombeo del Barrio Laprida se inauguró en 2013 y contó con el financiamiento de Nación. A lo largo de los años, se le fueron incorporando suplementos para optimizar su funcionamiento, como la construcción de una estructura de tres metros por encima del nivel del arroyo en la que se colocaron las tres bombas para evitar cualquier tipo de daño.

“La planta tiene un grupo electrógeno propio que garantiza el servicio por un corte del suministro sin necesidad de un impulso manual y también cuenta con mantenimiento técnico permanente con el propósito de mejorar las condiciones de drenaje en épocas en las que suele haber muchas precipitaciones”, explicó Gago.

Desde la Delegación de Lomas Oeste organizaron distintas visitas a la planta para que grupos de vecinos conozcan su funcionamiento.