El nene de 7 años fue liberado minutos más tarde a unos metros del lugar del hurto, pero investigan si se trató de un robo al voleo o si fue intencional. 

La esposa del gendarme aseguró que no fue al voleo.

El efectivo de Gendarmería Nacional,  Emiliano Barrientos, de 27 años, quien estaba junto a su esposa y dos hijos, fue asaltado por tres delincuentes armados en Lomas de Zamora.

Sucedió en Avenida Hipólito Yrigoyen y Brandsen cuando el uniformado se bajó de su vehículo para hacer unas compras y dejó a su hijo en el auto porque se había quedado dormido.

Fue en ese momento cuando aparecieron tres delincuentes que encañonaron a la esposa, quien estaba amamantando a su beba y la sacaron del automóvil y se fueron en el vehículo con el menor durmiendo en el asiento trasero. Al nene lo abandonaron a las dos cuadras  y continuaron con el escape a bordo de ese rodado, pero fueron detenidos en Homero y Metan.

Leé también:  Balearon a una estudiante para robarle el celular

"No fue al voleo", aseguró Marlene, la esposa del gendarme en declaraciones que realizó a la prensa esta mañana.

Además, todavía visiblemente shockeada por el momento vivido, manifestó que tienen miedo y que los delincuentes sabían que su esposo era un gendarme a pesar de que no llevaba el uniforme puesto. "Nos tenían marcados", aseguró.

Ni bien se llevaron el auto con su hijo, el gendarme, en estado de shock, pidió ayuda a sus compañeros por WhatsApp: "Por favor, denme una mano. Estoy en Yrigoyen y Brandsen, se fue mi auto con mi nene. Se lo llevaron. Camarada, camarada, urgente, por favor, se lo llevaron a mi hijo y me robaron el auto. Urgente, por favor camarada. Estoy acá en Yrigoyen", dijo entre llantos.

Leé también:  Detienen a dos gendarmes acusados de realizar allanamientos ilegales en Brandsen

El reencuentro del pequeño con sus padres se produjo en la comisaría Tercera de Temperley.

El Comando de Patrullas de Lomas de Zamora divisó el auto robado en las calles Marsella y Guamini, tras lo cual comenzó una persecución que terminó a cuatro kilómetros donde los delincuentes perdieron el control del vehículo y fueron detenidos: uno de ellos es menor.