El Municipio abrió los cupos para anotarse en los programas que brindan servicios a jóvenes y adultos con discapacidad. Los requisitos: ser de Lomas y tener el Certificado Único (CUD) al día.
el imdiam acompaña las dos iniciativas.
el imdiam acompaña las dos iniciativas.

Integrar a las personas con discapacidad y brindarles un espacio de confort y seguridad. A grandes rasgos, esos son los objetivos que persiguen dos iniciativas que tienen lugar en Lomas y que este año volverán a abrir las puertas a la sociedad.

Desde esta semana se encuentra abierta la inscripción para los Centros de Día y los Talleres Protegidos de Producción que funcionan en el Distrito. Los interesados, que deberán contar con domicilio dentro del partido de Lomas de Zamora y Certificado Único de Discapacidad (CUD) vigente, deberán solicitar una entrevista de admisión de manera telefónica al 2057-4084 o por correo electrónico escribiendo a aimdiamdiscapacidad@gmail.com.

Leé también:  La única escuela de educación para adultos de Llavallol cumplirá 50 años

Como parte del Programa de Habilitación y Rehabilitación del Instituto Municipal de Discapacitados y Adultos Mayores (IMDIAM), los Centros de Día brindan un servicio a personas con discapacidad, optimizando un adecuado desempeño en su vida cotidiana, mediante la implementación de actividades tendientes a alcanzar el máximo desarrollo posible de sus potencialidades.

la inscripción a los programas requiere de una entrevista de admisión previa que se puede solicitar de manera telefónica o vía email.

Solo en Lomas, benefician a unos 50 jóvenes y adultos a partir de los 18 años excluidos del sistema educativo que asisten a los Centro N°1 y N°3. Los servicios incluyen alimentación y un dispositivo para el desarrollo de actividades ocupacionales no productivas acordes a sus intereses y posibilidades.

Leé también:  Nueva capacitación para abuelos sobre tecnología y Alerta Lomas

Por otra parte, el Taller Protegido de Producción busca proporcionar un ámbito de integración social a través del desarrollo de actividades laborales a aquellos jóvenes o adultos, que por su discapacidad, no se encuentran en condiciones de acceder al mercado laboral competitivo.

Actualmente reciben a unos 60 vecinos entre 18 y 65 años de edad (en edad laboral o egresados de servicios de educación especial), con discapacidad mental y/o física. En distintas jornadas, elaboran productos de amplia variedad.