El equipo de Zubeldía fue muy superior a la Cátolica de Ecuador y le ganó con claridad. Acosta y Orsini (por duplicado) anotaron los goles del Granate que viajará más tranquilo a la vuelta.
orsini entró y anotó dos goles en menos de diez minutos.

Lanús inició su camino en la Copa Sudamericana con un triunfo contundente por 3 a 0 ante la débil Universidad Católica de Ecuador. De principio a fin, manejó los hilos del encuentro y recién en el complemento aparecieron los goles para viajar tranquilo a la vuelta.

El primer tiempo del Granate estuvo marcado por la superioridad que supo ejercer. Tuvo la pelota, generó chances y exigió constantemente al elenco ecuatoriano. Sin embargo, se fue a los vestuarios 0 a 0.

Utilizando todo el frente de ataque y por distintas vías (sin necesitar brillar), el equipo de Zubeldía llegó una y otra vez hasta Galíndez pero falló en las definiciones y no pudo hacer la diferencia en esa etapa.

Leé también:  Dátolo y Di Plácido, en vivo con los hinchas

Lo más claro se dio a los 44 minutos, cuando la pelota dio en el palo tras un disparo de Esquivel y un rebote, y luego Acosta quedó mal parado pero a metros de la línea de gol para definir y el mismo caño volvió a rechazó su cabezazo.

La U, limitada desde el juego, se asomó a través de Chalá y Tévez pero no se mostró firme en el campo y sintió el empuje Granate.

Ya en el complemento, en la primera que llegó a la línea de fondo, Lanús no perdonó. Auzqui le ganó a su marca, anticipó a Mosquera, metió el centro atrás y Acosta solo tuvo que empujarla.

Con la ventaja, Católica intentó salir a buscar el empate pero dejó en evidencia todas las dificultades que traía para generar juego. Incluso, desde la técnica y el estado físico, la diferencia entre ambos elencos fue notoria.

Leé también:  Conmebol propone adelantar dinero a los clubes

A los 30, Zubeldía mando a Orsini a la cancha y, en la primera que tocó, la mandó a guardar. Acosta peinó un centro, la pelota le cayó al ex Sarmiento y de derecha no perdonó.

Y a los 33 llegó el tercero: centro de Belluschi y dos cabezazos: uno de Burdisso y otro de Orsini para marcar.

Lanús ganó bien, sacó una diferencia considerable y ahora viajará más tranquilo a Ecuador.