Se trata de Bruno Canetti. Una de las balas le quedó alojada en el esternón y la otra le rozó el abdomen. "Tuvo un Dios aparte. Tuvo la suerte de que la bala no le afectó los órganos", dijo su hermano Guido.
La bala le quedó alojada en el esternón y no le afectó ningún órgano vital.

El peleador de MMA Bruno Canetti vivió una pesadilla el último fin de semana, cuando dos delincuentes armados le quisieron robar la moto en Lanús y lo balearon. Uno de los tiros le rozó el abdomen y el otro le quedó incrustado en el esternón. "Tuvo la suerte de que la bala no le afectó los órganos. La verdad, tuvo un Dios aparte", cuenta su hermano Guido.

El joven de 30 años, campeón de peso pluma en la liga Combate Americas, después de un rápido paso por el hospital, ya se encuentra en su casa recuperándose luego de haber vivido un muy mal momento. "Por suerte, él está perfecto. Le sacaron el plomo del pecho y ahora estamos juntos, mirando UFC", escribió en su Instagram Guido, con alivio.

El hecho se produjo este sábado cerca de las 16.30, cuando Bruno llegaba a la casa de su entrenador, ubicada en Damonte al 400. Allí tenían el plan de grabar una serie de videos para difundir a través de las redes sociales. Pero en un momento todo cambió.

Leé también:  Una por una, las medidas que deberán cumplir los Pago Fácil y Rapipago en Lanús

Cuando Bruno le estaba por mandar un mensaje con su teléfono para que le abrieran la puerta, dos delincuentes se bajaron de un auto Chevrolet Corsa blanco y le exigieron que les entregara la moto. En el vehículo se cree que había al menos un ocupante más.

Con el casco y su celular en la mano, Bruno se puso nervioso y no se acordaba dónde había dejado las llaves de la moto. Los delincuentes se impacientaron, uno intentó pegarle y el peleador respondió con un golpe. Allí fue cuando el segundo ladrón disparó.

Canetti intentó esconderse detrás de una camioneta que estaba estacionada, pero su agresor volvió a apretar el gatillo. Uno de los disparos le rozó el abdomen, y el otro impactó en su pecho. Tendido en el piso, los asaltantes le robaron el celular.

Testigos del hecho y vecinos de la zona se comunicaron rápidamente con el 911 y personal del Comando de Patrullas acudió al lugar y Cannetti fue trasladado al Hospital Vecinal.

Cuando Guido y el entrenador salieron a la calle, se encontraron con la terrible escena. “Me dice ‘me pegaron dos tiros’, pero él estaba bien. La bala había traspasado la campera y la remera, y había quedado incrustada en el pecho”, contó el peleador de UFC.

Leé también:  Inspectores de Lanús denunciaron por "agresiones y amenazas" a Eduardo Búfalo, gerente operativo de Coto

En la guardia Bruno fue atendido, le sacaron la bala calibre 22 que le había quedado incrustada en el esternón, quedó unas horas en observación, y luego le dieron de alta para evitar que se aglomeren pacientes en el centro de salud en plena pandemia de Coronavirus.

“Gracias a Dios está perfecto”, insistió Guido en su cuenta de Instagram, en donde publicó un video de uno de los momentos que vivió su hermano para mostrar que estaba bien y para exponer el mal momento que tuvo que vivir.