Será un espacio de contención para los vecinos que funcionará como comedor, pero también como espacio de asistencia que contará con biblioteca, talleres y todo tipo de actividades.
En sus ratos libres, muchos policías participaron de la recuperación y puesta a punto del predio.

En Fiorito, a metros de la antigua estación de tren, allí donde había un espacio semi-abandonado, surgió una iniciativa inédita y única en la provincia de Buenos Aires. La Policía Local de Lomas de Zamora levantó un centro comunitario, que funcionará como comedor, pero también como espacio de contención para los vecinos del barrio.

Se trata del centro comunitario Denise, que se inaugurará este viernes al mediodía en la esquina de Campana y Plumerillo, en lo que era el anexo de la Escuela Superior Nº11. Allí, con el respaldo de los jefes de la fuerza, el comisario Omar Valerio Gallo y subcomisario Gabriel D’Amico, los agentes recuperaron el predio y lo reacondicionaron.

“Este lugar, como estaba en desuso, era un punto de encuentro de gente de mala vida, un caldo de cultivo para el consumo de drogas, los robos y los abusos, y los vecinos lo  denunciaban. Entonces personal policial empezó a pensar que era un lindo espacio para construir un comedor para la gente o un centro comunitario”, comentó Rubén Darío Caballero, responsable de la Oficina de Relaciones con la Comunidad de la Policía Local.

El espacio fue acondicionado íntegramente.

Con esa iniciativa, en grupos de a 10 o de 20, a veces más, los policías avanzaron con la puesta a punto de las instalaciones en sus ratos libres, mientras no estaban de servicio.

“Algunos hicieron tareas de pintura, otros de infraestructura, los vecinos también aportaron con lo suyo, acercando una bolsa de cemento o una tira de caños, algo reconfortante porque de alguna manera muestra un vínculo distinto con la Policía”, señaló Caballero.

El centro comunitario llevará el nombre de Denise, en homenaje a la hija del subcomisario D’Amico que a mediados de febrero de este año falleció en un trágico accidente mientras se encontraba de servicio en Santa Clara del Mar en el operativo Sol.

El establecimiento funcionará principalmente como un comedor, pero también como un ropero comunitario, biblioteca y centro de apoyo escolar y asesoramiento. “La idea, a corto plazo, es que allí se brinden talleres de oficios, charlas, campañas de salud, actividades deportivas y recreativas, un lugar para la gente”, resaltó Caballero.

“No existe un proyecto así, es único. Y la verdad que si alguno trabaja en cercanía con la con la comunidad, y el personal tiene contacto diario con los vecinos y no a través de la represión, los grandes, los chicos empiezan a ver a la Policía de otra forma”, comentó el responsable de la Oficina de Relaciones con la Comunidad.

El establecimiento abrirá sus puertas oficialmente este viernes al mediodía.

“En el barrio, muchas veces, por los malos ejemplos, por lo que dicen los que buscan hacer negocios ilegales, al Policía lo pintan con una imagen negativa, y esto permite cambiar la imagen, tener una cercanía con los más chicos y lograr una identificación positiva con la fuerza, más allá de lo que se pueda cultivar en la calle”, señaló.

El establecimiento funcionará articulando con otras organizaciones, instituciones y ONGs de Lomas y también con el Municipio. “La intención es trabajar con toda la comunidad, y todos los que aporten y que se quieran sumar, son más bienvenidos”, agregó.

“Los vecinos se acercan, nos apoyan y se creó un vínculo inesperado. Es inédito lo que estamos haciendo y eso ya es un éxito. Si bien puede haber algún tipo de resistencia de algunos a los que no les conviene que hagamos esto, vamos a seguir trabajando como lo hacemos siempre pensando en darle lo mejor a la comunidad”, cerró.