Anabel Vidal padece esta afección, pero tardaron seis años en darle el diagnóstico correcto. Cuenta su historia y exige que haya más información para futuros infectados.

La enfermedad de Lyme existe en Argentina, pero hay muy poca información sobre ella. Y esto lo vive en carne propia la lomense Anabel Vidal, quien se enteró de que padece la enfermedad en enero de este año gracias a unos estudios que dieron positivos en su porcentaje máximo, pese a que la picadura de la garrapata (insecto transmisor) sucedió en 2014, en Mendoza.

"A mí la enfermedad me atacó sobre todo en las articulaciones y en la parte neurológica.”
"A mí la enfermedad me atacó sobre todo en las articulaciones y en la parte neurológica.”

Anabel leyó el posteo que Abril Lavinge realizó en Instagram sobre su caso y le llamó la atención, en especial cuando vio la marca notoria que deja la garrapata y los síntomas que aparecen posteriormente, los cuales eran compatibles con lo que tuvo que atravesar durante aproximadamente seis años, sin información y sin ser diagnosticada correctamente.

La mujer de 34 años buscó en internet más síntomas y se topó con Pablo Pérez, conductor de un programa de pesca de ESPN, quien también padece la enfermedad y la ayudó a Vidal como si fuese un tutor, debido a la escasez de información.

Borrelia Burgdorferi es la bacteria que se transmite con la mordida de la garrapata infectada, que se instala en el torrente sanguíneo y se aloja en cualquier parte del cuerpo. “Ahí empieza la destrucción de las células y los síntomas se manifiestan. Tuve ataques de pánico, descomposturas, fatiga muscular, alteraciones en la presión, dolor de cuerpo y de cabeza”, explica la lomense.

Leé también:  Una vecina de Banfield creó unos innovadores barbijos de protección

El año pasado, Anabel sufrió un fuerte episodio de vértigo y estuvo internada para controlarla, pero su situación la emparentaron con un pico de estrés. En el último tiempo, la mujer tuvo muchos problemas en la planta de los pies y dificultad para caminar, con fuertes dolores que la tumbaban.

"Se habla de un tratamiento de células madre, pero es muy caro."
"Se habla de un tratamiento de células madre, pero es muy caro."

“Fui a una infectóloga en dos oportunidades y me decía que esa enfermedad no existe en Argentina, sin importar que le haya llevado los análisis. Salí llorando en ambas ocasiones por el destrato, sentía impotencia por no saber a dónde recurrir”, admite quien se desempeña como auxiliar de escuela.

Pablo le recomendó a Anabel un especialista para que se pueda tratar, pero ése proceso requiere de una innumerable cantidad de medicamentos que son perjudiciales para otros órganos. “Hace tres meses me trato con el doctor Adrián Brizuela y estoy mejor de algunos síntomas. A mí la enfermedad me atacó sobre todo en las articulaciones y en la parte neurológica”, dice la mujer.

Además de la sangre, la transmisión se da por placenta (madre a hijo) y se está investigando si existen casos por transmisión sexual. “Hay muchísimos tratamientos, pero no son totalmente seguros. Se habla de las células madre, pero es muy caro. Se descubrió que el veneno de las abejas (apitoxina) ayuda a apalear la situación. Inicié los trámites para ver si algunos remedios o la presencia de la enfermera domiciliaria me los puede cubrir la obra social”, detalla Vidal. A modo preventivo, tuvo que eliminar de su alimentación las harinas, la sal, el azúcar y los lácteos.

Leé también:  Una vecina de Banfield creó unos innovadores barbijos de protección

El cantante canadiense Justin Bieber fue detectado con Lyme y fue uno de los casos más recientes que se ha hecho público. Thalía y Richard Gere también son otros famosos que luchan contra esta enfermedad.

“Creo que sería importante que salga a la luz que en Argentina existen casos de Lyme y que se termine de decir que pasa sólo en Estados Unidos o Canadá. Quiero que se haga visible y que haya más información para no ser mal diagnosticados, yo como infectada trato de ayudar a otros pacientes”, pide Anabel, con mucha conciencia. Rápidamente agregó un dato alarmante: al momento de donar sangre, no se lleva a cabo la prueba de antiborrelia y un infectado puede contagiar a otra persona sin saberlo.

Tanto en WhatsApp como en Facebook existen grupos con pacientes de Lyme que sirve como autoayuda. Hasta el momento, la enfermedad que se inició en un remoto pueblo llamado Lyme y que le da nombre a la afección, no tiene cura.