La planta ubicada en la provincia de San Juan cuenta con 400 empleados que están cobrando sueldos atrasados y les adeudan el aguinaldo.
aseguran que la baja en las ventas y la crisis económica los afectó.
aseguran que la baja en las ventas y la crisis económica los afectó.

Tía Maruca, la reconocida fábrica de galletitas, se encuentra atravesando una fuerte crisis económica y financiera y podría cerrar.

Fundada hace 22 años, tiene su planta en la provincia de San Juan y cuenta con 400 trabajadores que hoy se encuentran cobrando los sueldos atrasados y aún no les pagaron el aguinaldo.

Su dueño, Alejandro Ripani, fue el mismo que en 2017 salvó a esos empleados de quedarse en la calle: PepsiCo había anunciado que dejaría de operar esa planta y él invirtió U$S5 millones para comprarla.

Leé también:  Un nuevo "frutazo" en Plaza de Mayo

“Sólo me atrasé cinco días en pagar el aguinaldo y los sueldos los pago de a poco, pero ya normalicé las obras sociales”, señaló Ripani.

“Los principales problemas son el “aumento de insumos, suba de los servicios, haber confiado en un modelo económico con tasas de 13% que hoy están a 80% y las rigurosas condiciones de ARBA y AFIP, es muy difícil todo”, agregó.

Sin embargo, a la fecha la empresa posee una deuda bancaria de poco más de $133,7 millones, de los cuales el 12% (poco más de $15,6 millones) está “con problemas/riesgo moderado” y el 4% ($5 millones) en situación con alto riesgo de insolvencia/ riesgo alto”.

Leé también:  “Este Gobierno puso a las pymes en el centro del infierno”

Además tiene más de 500 cheques rechazados por un total de $127,8 millones.