Hubo una misa en el Microestadio del Parque Municipal Eva Perón seguida de la tradicional procesión que culminó en la catedral Nuestra Señora de la Paz.
La misa estuvo a cargo del obispo de Lomas, monseñor Jorge Lugones.

Con una multitudinaria convocatoria, la diócesis de Lomas de Zamora celebró la solemnidad de Corpus Christi con una misa en el Microestadio del Parque Municipal Eva Perón y la tradicional procesión que culminó en la catedral Nuestra Señora de la Paz.

En la fiesta litúrgica participaron laicos y fieles de las 61 parroquias de la diócesis provenientes de San Vicente, Presidente Perón, Almirante Brown, Ezeiza, Esteban Echeverría y Lomas, y de sus capillas, referentes de las pastorales y miembros de los movimientos, congregaciones y colegios, entre otras comunidades.

Leé también:  "La patria merece un proyecto integrador"

La misa a cargo del obispo de Lomas, monseñor Jorge Lugones, quien destacó que "contemplar el Corazón de Jesús en el Santísimo Sacramento nos invita a dejar el individualismo de lado para apostar al bien común y nos centra nuevamente en el amor".

Por su parte, la procesión tuvo una extensión de unas 30 cuadras y fue encabezada por la Pastoral de Juventud. Desde el Obispado de Lomas remarcaron que "después de la Pascua, la celebración de Corpus Christi es una de las más importantes y tradicionales de la historia de la Iglesia, y la fiesta diocesana más convocante del año".

La procesión tuvo una extensión de unas 30 cuadras.