Su metodología de trabajo tuvo que cambiar repentinamente y notan dificultades al momento de comunicarse con los alumnos. “La tarea debe ser lo más entretenida posible y agregarle pasión a lo que uno hace, en mi caso hay mucho material en video”, dice una de las docentes.

Adaptándose a los cambios. En esa tarea se encuentran los docentes, en pleno aislamiento social y preventivo, a la hora de llevar adelante las planificaciones de las actividades, para que sus alumnos las realicen desde casa. La suspensión de clases obligó a los profesores a mutar su metodología de enseñanza, con el objetivo de garantizar el aprendizaje de los chicos.

“Al principio fue una incertidumbre, en las escuelas públicas cuesta un poco más ya que no contamos con herramientas que sí logran acceder los privados, como una plataforma virtual. Utilizamos WhatsApp, Facebook y mails para comunicarnos con los chicos y sus familias”, contó Ana Paula Pagella, profesora de educación física de nivel primario en la Escuela N°16 de Esteban Echeverría, y agregó: “Comenzamos a grabarnos nosotros y enviarles los videos”.

Leé también:  Un merendero lomense le hace frente a la pandemia con almuerzos y un ropero solidario

Mariana Firmat, profesora de Ciencias Sociales en la Escuela Secundaria N°69 de Banfield, tuvo sólo dos clases con sus alumnos antes de que se suspendieron las clases. “A partir de la cuarentena obligatoria, en la escuela utilizamos el Google Classroom, que es bastante accesible y fácil de entender para los chicos. Pero no todos tienen acceso a Wi Fi o saldo en sus teléfonos. Sin dudas, hay más dificultades que en la escuela privada”, aseguró la docente de 52 años.

Sin embargo, ser creativos es el concepto común en el que coincidieron los docentes a la hora de planificar las actividades para los distintos niveles educativos. “Hay que llamar la atención y es difícil porque no estamos en el mismo ambiente”, indicó Pagella, mientras que por su parte Firmat añadió: “La tarea debe ser lo más entretenida posible y agregarle pasión a lo que uno hace, en mi caso hay mucho material en video y lo uso constantemente para reforzar los conceptos”.

Leé también:  Un merendero lomense le hace frente a la pandemia con almuerzos y un ropero solidario

En el nivel inicial, si bien no se hace hincapié en los contenidos, se busca que los niños mantengan contacto con la docente, con el colegio. Pero muchas veces las familias priorizan acompañar a los hijos de primaria o secundaria en estas clases a distancia. “Preparamos un plan de continuidad pedagógica y adaptamos las actividades para que se puedan hacer en el hogar, incluidas las excursiones. La realidad es que la tarea del jardín de infantes se desmerece y más si hay otros niños en edad escolar en la famillia”, explicó Lucía Quintana en su rol de docente del Jardín San José Obrero de Quilmes, una institución privada.

Y agregó: “Desafío, creo que es la palabra correcta para estos tiempos de cuarentena. A los docentes no nos formaron para trabajar de esta manera, todos estamos aprendiendo, desde directivos hasta padres, con el objetivo de que los chicos no pierdan la continuidad pedagógica”, finalizó Quintana.