La novia  de Carlos Alberto Gutiérrez Camacho permanece internada en el Hospital Fernández fuera de peligro, aunque con una fuerte custodia policial.

narco.palermo
Los investigadores del crimen de Carlos Alberto Gutiérrez Camacho, en el que también fue herida su novia el lunes último en Palermo, inspeccionarán el departamento en el que convivían las víctimas en Vicente López, en busca de agendas y computadoras.

Fuentes policiales aseguraron a Télam que la novia del colombiano asesinado, Solange Kive Trujillo Velázquez (22), permanece internada en el Hospital Fernández fuera de peligro, aunque con una fuerte custodia policial.

"Está con mucho miedo y por eso se le ofreció una custodia", dijo a Télam un jefe policial que participa de la pesquisa.

La joven, quien llegó al país hace un año y medio y actualmente estudiaba inglés, recibió ayer la visita en ese centro asistencial de la fiscal del Distrito Saavedra-Núñez, a cargo del caso, Cristina Caamaño.

Caamaño explicó hoy a la prensa que no le tomó declaración a la mujer, sino que "quería saber cómo estaba de salud y cuáles eran las condiciones de seguridad del piso en el que se encuentra internada".

"La vi bien, dentro de lo que se puede estar después de haber recibido dos balazos", dijo la fiscal en declaraciones radiales, quien agregó que Trujillo Velázquez "está asustada, pero sin dar pautas de nada porque ella no sabe qué sucedió".

Para los investigadores, la clave está en encontrar a la tercera persona que supuestamente los acompañaba en el momento en el que fueron baleados el lunes último en los Bosques de Palermo, y que desapareció del lugar.

Según le contó la novia de Gutiérrez Camacho a los policías de manera informal, a ese hombre lo conocía con el apodo "El Diablo", y era colombiano.

"Ella dijo que se habían encontrado con él esa tarde pero que no lo conocía. Dijo que era un conocido de su novio, pero que ella no lo había visto nunca", explicó un investigador que participa de la pesquisa del caso.

La fiscal Caamaño y los detectives de Homicidios de la Policía Federal están convencidos que esa persona que aún no encuentran fue quien "entregó" a Gutiérrez Camacho.

Los investigadores recibieron la versión de que "El Diablo" era conocido en su país por ser "gatillero", es decir, "sicario".

Por eso, los investigadores quieren inspeccionar cuanto antes el departamento en el que convivían las víctimas en la calle Hipólito Yrigoyen y Solís, en el partido de Vicente López.

"No es un allanamiento formal, sino que queremos inpeccionar el lugar para obtener la mayor cantidad de elementos posibles", agregó el investigador.

Esa no es la única vivienda que está en la mira de los investigadores, ya que hay otro departamento, en la avenida Del Libertador al 8500 de la Capital Federal, en el cual vivió Gutiérrez Camacho entre el 2011 y 2012.

Los investigadores quieren buscar allí agendas o llevarse computadoras, que podrían contener información respecto a los contactos de la víctima y sus actividades en las últimas semanas.

La fiscal Caamaño esperaba, en tanto, el resultado del análisis de las cámaras de seguridad de la zona para establecer si en alguna de ellas se observa el paso de la moto con los dos homicidas.

"Si la moto siguió derecho por Figueroa Alcorta, seguramente habrá sido captado su paso por alguna de las cámaras de tránsito que se encuentran allí", dijo a Télam una fuente judicial.

El hecho ocurrió cerca de las 15 del lunes último, cuando Gutiérrez Camacho y su novia Trujillo paseaban en bicicleta, presuntamente junto a una tercera persona, por la avenida Figueroa Alcorta casi esquina Dorrego, en la zona de los Bosques de Palermo.

El hombre y su novia fueron atacados a tiros por dos hombres que se movilizaban en moto.

Gutiérrez Camacho murió en el acto, mientras que Trujillo recibió dos heridas de bala, una en una pierna y la otra en el torso, que le produjo un neumotórax, por lo que fue trasladada por el SAME al Hospital Fernández, donde hoy permanecía internada.