Los deudores reclaman que se congele el valor de las cuota hasta que se modifiquen las condiciones de los préstamos.
La ley para modificar el sistema con el que se ajustan los créditos debe ser tratada por el Congreso.

Tenedores de créditos para la vivienda única en UVA nucleados en el Colectivo Nacional Hipotecados Autoconvocados reclamaron que se congele el valor de las cuotas, luego de que el Gobierno anunciara el envío al Congreso de un proyecto de ley que prevé que ese tipo de créditos dejen de indexarse por inflación y pasen a actualizarse por los salarios.

"El gobierno saliente pretende a través de este proyecto garantizarle a los bancos la perdurabilidad de un sistema que a 4 años de su vigencia ha permitido a los bancos obtener ganancias extraordinarias, en detrimento de los deudores que han visto transformar el sueño de la casa propia, en una pesadilla", sostiene el colectivo.

A través de un comunicado agregaron que a través del cambio de indexador, el gobierno "asegura a los bancos que sus ganancias no se vean modificadas", y "securitizar masivamente las hipotecas, habilitando de ese modo la posibilidad de que fondos buitres compren estos instrumentos y procedan a ejecuciones expeditas en caso de morosidad".

El colectivo explica que tras una caída del 20 % en los ingresos de los asalariados durante el período 2016-2019, el gobierno de Alberto Fernández -quien asumirá el próximo 10 de diciembre- "anunció en campaña que impulsará una recuperación en términos reales de los salarios" y que ello "implica que los sueldos subirán por encima de la inflación".

"Al atar los créditos a la evolución del CVS (Coeficiente de Variación Salarial), la modificación implicará que las cuotas se encarezcan aún más, tornando estos créditos en verdaderos pagarés con vencimiento cada 30 días", dice el comunicado.

Por lo detallado, el colectivo insistió en que es necesario, para salir del endeudamiento que padecen, "volver al equilibrio inicial en los contratos de forma tal que la relación cuota ingreso no pueda superar en ningún caso el 25 % de los ingresos de los tomadores del crédito".

"Para ello resulta necesario congelar el valor de la UVA para que la misma no continúe indexándose, medida que debe alcanzar a todo el universo de hipotecados sin exclusiones arbitrarias, y hasta tanto no se logre SALIR del sistema y se transformen los créditos en hipotecas tradicionales en donde el capital no se indexe y las cuotas resulten pagables. Resulta imperioso frenar todo tipo de indexación".