Los automovilistas se encontraron con que no se hicieron las banquinas, falta señalización y luces.

 

Tachos y tierra a los costados.

A pesar de que las obras  de ensanchamiento  están lejos de terminar, la Dirección de Vialidad habilitó las dos manos de la ruta 58 en el tramo que va desde la Rotonda de la mujer hasta el empalme con la ruta 52.

Si bien la noticia trajo alivio para los miles de automovilistas que por día circulan por la zona, la situación provocó quejas por el estado en el que se encuentra el camino.

“Faltan carteles de señalización”, “hay sectores en donde no ese hicieron las banquinas”, “faltan luces” fueron algunos de los cuestionamientos más recurrentes de los vecinos.

Leé también:  Avanzan las obras de bacheo sobre la avenida Yrigoyen

La decisión del Gobierno de la Provincia de apurar la inauguración del tramo se adoptó a raíz de los reclamos y las denuncias que se escucharon los últimos meses por las demoras en los trabajos.