"Sin alternativa" es un compilado de cuentos y poesías del autor lomense. “Me desnudo completamente para aquel que quiera conocerme en profundidad”, dijo.

“Sin Alternativa” podría ser una frase que encaja perfectamente con la cuarentena obligatoria que se vive en Argentina por la pandemia del Coronavirus, pero en este caso es el título del reciente libro que publicó Gustavo Roca, un compilado de cuentos y poesías con el objetivo de "abrir la mente y activar la lectura".

“Para hacer este tipo de cosas hay que sentirse artista, aún el más mediocre."
“Para hacer este tipo de cosas hay que sentirse artista, aún el más mediocre." 

“Para hacer este tipo de cosas hay que sentirse artista, aún el más mediocre, y pensar que sos bueno en lo que llevas a cabo. En el libro me desnudo completamente, aquel que quiera conocerme en profundidad tiene que leerlo”, dijo Roca y explicó que, en el caso de las poesías, le gusta escribir con musicalidad y no encasillarse en la métrica de la misma, algo que ha ido surgiendo en los últimos años.

Sobre el contenido del material, que ya se puede adquirir a través de la página de la Editorial Almaluz, Gustavo adelantó que se le dio por exhibir la poesía en esta época y la mayoría de ellas están dedicadas con nombre y apellido: algunas tienen años allí y otras son nuevas. Lo mismo pasa con los cuentos, varios son antiguos y algunos “hiperfrescos”.

“Cecilia” dedicado a Cecilia Bertrán, una señorita con la que Gustavo convivió por un tiempo, tiene más de 20 años de antigüedad. Cuando su exmujer se enfermó de esquizofrenia, escribió “La bestia en la niebla”, en referencia al “monstruo que te come y no lo ves”. Sueños completos que ha tenido en alguna noche también forman parte de “Sin Alternativa”, de Editorial Almaluz.

Gustavo se detuvo en “El dictador”, un cuento que surgió como novela y que catalogó como “muy personal”, y no descartó que luego retome el trabajo en él para volver a la idea original.

la tapa del libro.
la tapa del libro.

El segundo libro de su autoría cuenta con una ilustración en la tapa, diseñada por el propio Gustavo. “Sé que no es comercial para nada, pero hubo trabajo y mucho simbolismo”, admitió quien supo cursar sus estudios en la Escuela Municipal de Teatro de Lomas y en la Escuela Municipal de Arte Dramático de Lanús.