“Los Piecitos” nació hace tres años en el Barrio La Unión y hoy en plena cuarentena es el lugar al que asisten de lunes a sábados más de 50 familias para llevarse un plato de comida.

Gente humilde que ayuda a gente humilde. Ésa es la mejor definición para comenzar a relatar la historia solidaria del Merendero Comedor Los Piecitos del Barrio La Unión de Ezeiza que ayuda a 52 familias y asiste con viandas de comida a alrededor de 36 de lunes a sábados.

"Recibimos la ayuda de las personas del barrio."
"Recibimos la ayuda de las personas del barrio."

Romina Quiróz es la responsable del espacio que colabora con las familias del barrio gracias a las donaciones que reciben de los vecinos de la zona: “Conozco a todos porque yo me crié acá y hace tres años que decidí instalar el merendero comedor porque siempre me gustó ayudar”.

Desde que comenzó con la labor social, Romina asegura que es lo que más le gusta hacer a pesar de los inconvenientes con los que se enfrenta cuando no llega a abastecer todas las necesidades de las personas que lo requieren. “Recibimos sólo la ayuda de las personas del barrio y también tenemos una cuenta para quienes no se puedan acercar y quieran colaborar con dinero”, explicó Romina.

Leé también:  El desesperado pedido de ayuda de una mamá para su hija, que tiene leucemia

El almuerzo y la merienda es lo que reparten de lunes a sábados en el espacio ubicado en Los Troncos 1244 del Barrio La Unión. “A las 10 de la mañana ya comenzamos a cocinar y a las 13.30 arrancan las entregas de las viandas, siempre respetando el protocolo de higiene y seguridad para evitar el contagio del virus”, señaló la responsable del lugar que junto a la ayuda de una amiga y su cuñada se dedican a cocinar y a brindar la leche y galletitas para que las familias puedan compartir en sus casas.

Romina se crió en ese barrio.
Romina se crió en ese barrio.

A Romina no le sobra nada, vive con su marido y sus cinco hijos. Es empleada de limpieza y durante este período de aislamiento social tuvo que dejar de ir a trabajar. Su esposo es albañil y de vez en cuando lo llama algún conocido para trabajar. Pero todo este contexto, no le impide continuar con su labor social. “Nosotros somos una familia humilde que ayuda a personas que capaz están peor que nosotros y poder hacer este tipo de trabajo nos reconforta porque no recibimos la ayuda de ninguna institución, ni del Municipio”, aseveró.

Leé también:  Un merendero lomense le hace frente a la pandemia con almuerzos y un ropero solidario

¿QUÉ NECESITAN? Con la extensión de la cuarentena, las necesidades se incrementaron. Por eso, si alguien puede colaborar con ropa de abrigo, calzado, mantas o frazadas, alimentos no perecederos como fideos, arroz, leche larga vida, puré de tomate, lentejas, garbanzos y pollo o carne será fundamental para que Romina pueda seguir ayudando.

“Contamos con personas que tienen el permiso para circular y se encargan de de buscar las donaciones.
“Contamos con personas que tienen el permiso para circular y se encargan de de buscar las donaciones.

“Contamos con personas que tienen el permiso para circular y se encargan de de buscar las donaciones que no nos pueden alcanzar hasta el barrio”, aseguró Romina.

Para más información sobre cómo ayudar entrar en Facebook o en Instagram. También se puede realizar una transferencia bancaria al CBU: 0140090803518452004828, cuenta a nombre de Romina Quiroz.