El Muñeco avisó que “no existe nada” que lo desenfoque de la final de la Copa Libertadores. Y agregó: “No me puedo hacer eco de los rumores”.
"Hay mucha ansiedad sobre mi futuro, pero yo estoy pensando en los partidos que vienen"
"Hay mucha ansiedad sobre mi futuro, pero yo estoy pensando en los partidos que vienen"

Marcelo Gallardo apareció en las primeras planas de los diarios de España como el apuntado para reemplaza a Ernesto Valverde en el cargo de director técnico de Barcelona.

La realidad es que solo son rumores con base en la actualidad de River y el Muñeco y en la elección de Messi en el último premio The Best. Lo cierto es que el propio Gallardo desmintió cualquier acercamiento y le bajó el tono a los rumores. “No he escuchado a nadie concretamente, ninguna otra parte se presentó para hacer una gestión iniciativa sabiendo que estamos en una instancia de mucha importancia para la institución, jugando partidos definitorios”, señaló el entrenador del Millonario en conferencia de prensa. Y sumó: “Es claro que no existe nada que me desenfoque de los objetivos que tenemos por delante”.

Leé también:  Otra final para River, que venció a Estudiantes

Luego, ante la repregunta sobre su futuro, el entrenador de River insistió sobre dónde tiene la cabeza en este momento. “No me puedo dejar llevar por eso. No lo hice y no lo voy a hacer. No me puedo hacer eco de los rumores, no he escuchado ninguna persona que haya venido a sugerirme un encuentro o un análisis sobre mi futuro. No es el momento para hacerlo”, afirmó.

Y, para concluir el tema, señaló: “Hay mucha ansiedad sobre mi futuro, pero yo estoy pensando en los partidos que vienen de Superliga, Copa Argentina y Copa Libertadores, que son mis objetivos más urgentes. Yo no me adelanto y no quiero hacer futurología”.

Leé también:  Para River, una prueba más antes de la "gran final"

River se medirá el domingo a las 11 contra Rosario Central por el torneo local. El jueves a las 21.10, por la semifinal de la Copa Argentina, enfrentará a Estudiantes de Buenos Aires. Y en el horizonte, el sábado 23 aparece la final de la Copa Libertadores contra Flamengo. Está claro, Gallardo tiene mucho en qué pensar.