DG

Ingresaron al hall del edificio central y bloquearon entradas para exigir el avance de las causas, debido a que varias permanecen estancadas.
Se vivió un clima tenso durante la manifestación. 

Los familiares de diferentes víctimas de inseguridad y crímenes ocurridos en zona Sur se movilizaron hasta los Tribunales de Lomas de Zamora, ubicado en Camino Negro y Larroque, para pedir justicia y que las respectivas causas de cada caso sigan su curso, ya que muchas de ellas se encuentran estancadas y a la espera de un juicio, sin fecha definida.

Cerca de las 10 de la mañana se reunió un grupo numeroso de familiares y amigos involucrados e ingresaron al hall del edificio central. Ya dentro, los vecinos, desplegaron pancartas, carteles y pasacalles por el piso y obstruyeron cuatro entradas del lugar.

Un clima tenso se vivió minutos más tarde, cuando los manifestantes le solicitaron al público presente que no pasara por las puertas ya bloqueadas, lo que generó malestares y gritos. Luego, intervino en la discusión la Policía del lugar, pero los familiares de Nicolás Vázquez y Nicolás López a la cabeza seguían con la postura de querer que se hagan presentes los fiscales de cada causa.

Justamente Anahí Vázquez, hermana de Nicolás, el joven asesinado en 2013 en Lanús por el ex comisario Héctor Amarilla, habló en representación de la agrupación denominada “Unidos queremos justicia”: “Estamos reclamando la justicia de todos los chicos, donde el Tribunal de Lomas se maneja con total impunidad y deja a asesinos sueltos”. Sobre la causa de su hermano, explicó que fue notificada que el juicio programado para octubre fue aplazado para el próximo 30 de abril.

Leé también:  Piden dadores de sangre para el juez lomense Héctor Negri

Con el lema “Yo me sumo”, los vecinos que marcharon invitaron a quienes pasan por una situación similar para que se sumen a las próximas movilizaciones. “Hay familias que hace años que mantienen la lucha, esto no es fácil. Hemos venido pacíficamente en varias ocasiones y no obtuvimos respuestas, por eso decidimos ingresar al edificio, es lamentable”, detalló Vázquez.

“Estamos reclamando la justicia de todos los chicos, donde el Tribunal de Lomas se maneja con total impunidad y deja a asesinos sueltos”, sostuvo Anahí Vázquez, hermana de Nicolás, el joven asesinado en 2013 en Lanús por el ex comisario Héctor Amarilla

Alberta Florentín, madre de Elías, quien fue asesinado tras un robo ocurrido el año pasado en Almirante Brown, contó el motivo de su presencia en la marcha: “El asesino de mi hijo está preso pero no tiene condena ya que el juicio todavía no tiene una fecha de inicio”. Rápidamente indicó que ella se movilizó por las calles en busca de una respuesta al trágico hecho que le cambió la vida, por lo que pide que la Justicia investigue y trabaje con mayor rapidez.

Leé también:  Piden dadores de sangre para el juez lomense Héctor Negri

Los presentes hicieron palmas en reiteradas oportunidades como medida de protesta ante la falta de soluciones en la lucha que atraviesan a diario. Seguidamente, Silvana Vescovo, madre del asesinado Nicolás López, fue la encargada de enumerar con mucha emoción a los 21 vecinos que ya no están presentes, acompañada por reiteradas arengas en cada nombre recitado. “El asesino de mi hijo, que estuvo prófugo y se entregó, está en libertad por falta de méritos, cuando hay 11 cámaras que muestran el crimen de Nicolás por la espalda. Solamente estuvo dos meses en prisión, ahora se encuentra en la calle y sigue robando”, aseguró la mujer.

Pasada una hora de la marcha, los familiares obtuvieron un resultado positivo ya que el Fiscal General de Lomas, Enrique Ferrari, aceptó a recibir a un representante de cada caso protestado para escuchar las inquietudes de todos. “Queremos que ellos se comprometan con la responsabilidad de la palabra que nos dan, pero es una lucha constante”, cerró Vázquez y adelantó una nueva movilización para los próximos meses.

“Queremos que ellos se comprometan con la responsabilidad de la palabra que nos dan, pero es una lucha constante”, dijo uno de los familiares de las víctimas.