Familiares de las víctimas tienen una audiencia en los Tribunales de La Plata. La Mesa de Trabajo del excentro clandestino los acompañará.

Una delegación de la Mesa de Trabajo del ex Pozo de Banfield acompañarán este viernes, a partir de las 10.30, a familiares de víctimas a una audiencia referida al juicio por los crímenes de Lesa Humanidad sucedidos en el excentro clandestino de la localidad, donde se podría dar a conocer la fecha de inicio del juicio.

ahora funciona como espacio de la memoria.
ahora funciona como espacio de la memoria.

En los Tribunales de La Plata, estará Daniel Prassel, uno de los integrantes de la Mesa, quien explicó lo que se espera en la jornada: “Los querellantes, que son los familiares de las víctimas, piden que se les pueda brindar una designación de jurisdicción del juicio y que se pacte una fecha de inicio para 2020. Según mi opinión, prefieren que el juicio se realice en La Plata y no en San Martín, en conmemoración por los estudiantes de la Noche de los Lápices”.

Dentro de esta causa, Juan Miguel Wolk es uno de los imputados más sobresalientes, siendo el responsable a cargo del Pozo de Banfield en la dictadura. Durante la audiencia sólo estarán presentes los familiares de quienes pasaron por el Pozo, pero afuera estará este grupo brindando apoyo.

“El primer objetivo es contener con un abrazo a los familiares y en segundo lugar, en calidad de militantes políticos del Pozo, si se da la fecha de inicio del juicio y traer esa noticia a Lomas”, indicó Prassel, de 40 años, para luego acotar que la lucha se viene dando hace “muchos años”. ¿El comienzo? La primera marcha que se desarrolló data de 1986, a tres años de haber recuperado la democracia.

La Mesa de Trabajo está formada por más de 27 espacios políticos, sindicales y estudiantiles, familiares y organismos de Derechos Humanos, como la Agrupación HIJOS.
En lo que se llamó Pozo de Banfield, que funcionó como centro clandestino de detención, tortura y exterminio durante la dictatura cívico-militarfueron alojados los estudiantes secuestrados en la Noche de los Lápices, en 1976.

En la actualidad, funciona como un Espacio de la Memoria donde se realizan diversas actividades, tales como visitas guiadas para escuelas y universidades, presentaciones de libros y talleres para niños. Durante 2019, ha recibido a más de 3.500 visitantes.