Los datos surgen de estimaciones del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos.
Los contratos de 2019 vendrían con un alza en sintonía con la inflación.

Los alquileres en la provincia de Buenos Aires aumentarán entre un 25% y 30% este año, según estimaciones del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos bonaerense.

El vicepresidente de la entidad, José María Sacco, pronosticó que la suba de los contratos que deberán afrontar los inquilinos estará en sintonía con las proyecciones de inflación tanto del Gobierno nacional como de las consultoras privadas tienen para 2019.

"El costo del alquiler se rige mucho por los salarios de la gente, por eso, si bien los aumentos de sueldos estuvieron en torno al 30% (en 2018) y hubo sectores que lograron mejoras que casi equipararon a la inflación, las propiedades no se ajustaron a ese nivel porque las tarifas también inciden mucho en el salario y el presupuesto familiar", explicó.

Leé también:  Comer carne es cada vez más caro para los argentinos

Hoy con los aumentos en las tarifas de luz, agua y gas, las expensas, más otros impuestos que puedan llegar a pagar, el combo de gastos fijos que tienen los inquilinos "provoca que las tasaciones de los alquileres se mantengan en niveles razonables", dice Sacco.

"Con salarios de miseria, no puede haber alquileres rentables, porque esta actividad está atada a ese mercado y al consumo interno", reconoce el empresario que dio cuenta de la caída en la rentabilidad que tuvieron los dueños a raíz de la situación económica.

Desde las asociaciones de inquilinos afirman que los incrementos serán mayores. Por ejemplo, la Federación de Inquilinos Nacional asegura que en algunos sectores del Gran Buenos Aires se están pidiendo subas de entre el 50% y el 60% anual.