El equipo de Gallardo fue letal, no le tuvo piedad al local y le propinó una goleada histórica al vencerlo por 6-1 en su estadio. Borré (2), Suárez, Fernández, De La Cruz y Scocco, los goles.
El Millonario fue letal y coronó una goleada histórica.

River fue una máquina, pasó literalmente por arriba a Racing y logró una histórica victoria en el Cilindro de Avellaneda. El Millo no le tuvo piedad al local y lo trituró a goles.  Y los números hablan solo: lo goleó por 6-1 a domicilio y le propinó un duro golpe, de eso que son difíciles de olvidar, al equipo que comanda Eduardo Coudet.

El equipo de Gallardo le dio una paliza futbolista, lo superó en todos los aspectos y además estuvo muy iluminado para definir en el arco de Arias, que no la pasó bien y seis veces fue a buscar el balón dentro de su valla.

Leé también:  Juanfer Quintero volvió a entrenar con River

Esta historia, sin embargo, había arrancado diferente. Y es que el local, a los 2 minutos, se había puesto en ventaja con un golazo de Solari y parecía tener el encuentro controlado.

Pero con este River de Gallardo es imposible confiarte. Siempre están al acecho y cuando están en sintonía, no perdonan. Y eso es lo que sufrió la Academia en su propio estadio, con tres golpes letales en tres minutos que lo dejaron nocaut.

El local la perdió tres veces en el ataque y River, con pases largo y sacándole provecho a la velocidad de sus atacantes, pasó de perder a ganar por 3-1: Borré anotó dos, el primero tras un pase exquisito de Pérez y en el segundo le puso el moño a una buena jugada, vertical y a un toque, entre Palacios y Suárez; el tercero lo marcó el ex Belgrano, también aprovechándose de mal retroceso del local y tras recibir del uruguayo De La Cruz.

Leé también:  River busca los cuartos ante el Tomba

Esos tres minutos sentenciaron la historia. Por eso, lo del segundo tiempo, fue un monólogo y los goles llegaron por decantación. El cuarto lo anotó Fernández de penal, luego marcó De La Cruz y el sexto lo hizo Scocco, que regresó tras larga lesión, y le puso el moño a un encuentro brillante.