Una visita previa a lo que será la muestra "Francisco, un argentino universal", que comenzará mañana en esta ciudad balnearia, emocionó a periodistas y reporteros gráficos esta tarde en el Museo de Arte Contemporáneo, Mar.

muestra papa francisco  01

Pasadas las 17 y bajo un cielo plomizo, un grupo de periodistas marplatenses, donde estuvo presente Télam, realizó una visita previa de la muestra del Papa Francisco en la carpa montada en el complejo del Museo de Arte Contemporaneo, Mar, situado frente a Playa Cardiel.

La imponente muestra se encuentra montada en una carpa de más de 1.200 metros cuadrados, en un escenario al aire libre con una gigantografía del Papa Francisco con su mano levantada como dando la bendición a los presentes, lugar donde mañana a partir de las 18:30 se oficiará una misa como símbolo de su inauguración.

Ya ingresando a la carpa, el clima es “angelical”, una suave música y un espacio decorado con enormes fotos entre altas columnas, muestran una especie de basílica donde la paz reina en todo momento.

En el fondo y en medio de un camino previamente diseñado, aparece Francisco con sus ojos llorosos, sus brazos en alto levantando una bandera con los colores de nuestra patria (celeste y blanco).

Cada pared cuenta con plasmas donde se visualizan misas y mensajes del ex padre Jorge Bergoglio, mientras entre las columnas se ofrecen frases como: “El tiempo es superior al espacio”, “El todo es superior a la parte”, “La unidad prevalece sobre el conflicto” y “La realidad es más importante que la idea”.

Mientras tanto Jorge Telerman dice a los colegas periodistas, en voz suave: “Esta muestra va más allá de las fronteras de la religión, habla directamente a los corazones de los argentinos”.

Telerman manifiesta que “esta exposición estará en Mar del Plata hasta Semana Santa, para luego comenzar su camino itinerante por el interior de la provincia de Buenos Aires”.

Cabe señalar que la misma cuenta con 120 piezas fotográficas, textos, lecturas de reflexión y un espacio donde los fieles puedan orar y rezar entre murales y música religiosa.