El Gasolero tuvo la chance de conformar el póker de líderes de la Zona A de la Primera Nacional, pero se encontró con un Ferro práctico y ordenado que lo sacó de partido y se llevó una victoria clave por 1-0 para escaparle al descenso. Gol de Franco Toloza.
Mauro González en un intento del Gasolero frente a la marca de Mazur.

Temperley no pudo cerrar la primera rueda de la Zona A en la punta. El equipo de Walter Perazzo tuvo un flojo partido y cayó como local ante Ferro por 1-0, que se llevó tres puntos de oro para escaparle al descenso. El Celeste quedó a tres puntos del triunvirato de líderes que conforman Atlanta, Estudiantes de Río Cuarto y Platense.

El partido arrancó con una llegada a fondo de Temperley, que tuvo un cierre milagroso de Grana en el área chica. Parecía que el local se predisponía a ejercer el control del juego, pero lentamente Ferro ocupó bien los espacios y cortó la zona de gestación que manejan González y Baldunciel.

Leé también:  Temperley quiere cerrar los refuerzos lo antes posible

La visita comenzó a manejar el medio con Miranda, con Tesuri administrando el balón y dos peligrosos delanteros como Bordacahar y Toloza.

Y ese dominio territorial de Oeste se cristalizó en la red de castro. Grana tocó con Torres, desbordó a Martinich y le sirvió el centro a la cabeza de Toloza. Primera vez en el ciclo Perazzo que el Gasolero comenzaba perdiendo y sufriendo un gol en el Alfredo Beranger.

Mauro Cerutti y Renzo Tesuri forcejean por la posesión de la pelota.

Temperley no tenía profundidad, no lograba desbordar y apenas inquietó con un remate desde lejos de Ibáñez controlado sin problemas por Bailo. Ferro estuvo cerca del segundo. Castro rechazó un tiro de Toloza y Bordacahar no llegó a conectar debajo del arco.

El equipo de Perazzo salió decidido a cambiar la imagen, pero careció de profundidad. No funcionaron los gestores de fútbol y los extremos no pudieron romper la marca.

Leé también:  Para el ataque, Temperley apuesta fuerte por un colombiano
El Gasolero perdió por primera vez en el ciclo Perazzo y no pudo subirse a la punta.

Otra vez Toloza llevó peligro tras una buena jugada, pero falló en la puntada final. Los minutos pasaban y el local no encontraba los caminos hacia la valla de Bailo.

Perazzo buscó refrescar la zona media con Di Lorenzo y ubicó a Muscio como enganche ante la falta de movilidad en tres cuartos de cancha. La visita ya no atacaba tanto, pero cada contragolpe se transformaba en un toque de alerta.

Por más que insistió, no fue la noche del Gasolero. Nunca estuvo en partido y lo pagó con una justa derrota. Sin embargo, de la mano de Perazzo el equipo se recuperó en juego y resultados, que lo llevaron a ser protagonista del torneo. Lo de ferro, apenas un desliz.