El exjefe de Inmunología y Reumatología del Hospital Garrahan fue declarado culpable de la distribución, tenencia y producción de pornografía infantil, y ya quedó detenido. Hasta el momento de la sentencia, estuvo con prisión domiciliaria.

El pediatra Ricardo Russo, exjefe de Inmunología y Reumatología del Hospital Garrahan, fue sentenciado a 10 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer la medicina, tras ser declarado culpable de la distribución, tenencia y producción de pornografía infantil en el juicio que concluyó en la sala del Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas N°6 a cargo del juez Gonzalo Segundo Rúa.

El Garrahan actuó como querella.
El Garrahan actuó como querella.

Russo (57) fue detenido en el estacionamiento del Hospital Garrahan el pasado 28 de mayo, seis meses después de que un allanamiento en su domicilio particular diera como resultado el secuestro de dos notebooks con un total de 778 archivos de imagen y 69 archivos con contenido de pornografía infantil acopiado "con fines inequívocos de distribución". La diferencia temporal entre el allanamiento y la detención se produjo porque "había que verificar si las imágenes entraban en el marco del delito". Al mismo tiempo, quedó apartado de su cargo.

El acusado permaneció detenido 99 días, la mayor parte de ellos en el Complejo Penitenciario de Ezeiza, hasta que en septiembre la misma Sala III le otorgó el beneficio de prisión domiciliaria porque consideró "que no existía peligro de fuga ni de entorpecimiento de la investigación".

Compartió videos que contenían imágenes de niñas de entre 8 y 12 años en actos sexuales explícitos o con tomas de sus genitales.

Entre el material secuestrado se destacaron "nueve fotografías a dos niñas, de entre 8 y 12 años, en el interior del hospital Garrahan", según se detalló en la resolución firmada por la jueza penal, contravencional y de faltas porteña María Laura Martínez Vega, con la que se le dictó su prisión preventiva. "Las nueve imágenes fueron geolocalizadas" en el teléfono Apple de Russo, que fue secuestrado durante la detención del 28 de mayo.

La investigación judicial detectó luego que en agosto de 2018, Russo compartió unos 270 videos de pornografía infantil a través de la plataforma de distribución remota eMule. Tres meses después el médico subió a la misma red siete videos que contenían imágenes de niñas de entre 8 y 12 años en actos sexuales explícitos o con tomas de sus genitales.

El Hospital Garrahan aclaró, desde un comunicado, que "no fue notificado anteriormente que se llevaba adelante una investigación" hasta el día de la detención de Russo y que sería querella en el juicio. De hecho, pidió una pena más dura, de 13 años.