La Justicia Federal de La Plata le puso fecha al proceso en el que serán juzgados Miguel Etchecolatz y el médico policial Jorge Berges.
El exPozo de Banfield funciona como un Espacio de la Memoria.

La justicia federal de La Plata juzgará a partir del próximo 5 de mayo a 14 represores, entre ellos Miguel Etchecolatz y el médico policial Jorge Berges, imputados de delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar en los centros clandestinos de detención Pozo de Banfield y Pozo de Quilmes.

Entre los hechos que se les imputa está el conocido como "La Noche de los Lápices", en el que diez estudiantes de secundaria, en su mayoría estudiantes de la Unión de Estudiantes Secundarios, de la ciudad de La Plata fueron secuestrados tras reclamar por el boleto estudiantil, en septiembre de 1976, y de los cuales sólo cuatro sobrevivieron.

Leé también:  Carlotto: "Una ley contra el negacionismo debe penalizar el ocultamiento y la forma de expresarse"

Una fuente judicial confirmó que el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata fijó para el 5 de mayo el inicio del juicio que estará a cargo de los jueces subrogantes Walter Venditti, Eduardo Guillermo Farah y Esteban Carlos Rodríguez Eggers.

El TOF 1 acordó además que las audiencias se realizarán en la sede de los Tribunales Federales platenses y que en la primera audiencia se leerá una síntesis del requerimiento de elevación a juicio.

El fiscal de juicio Juan Martín Nogueira indicó: "Estamos muy conformes con la decisión del TOF 1; queda por definir el número de testigos que serán citados para prestar testimonio y el número de audiencias".

Por su parte, Marta Ungaro, hermana de Horacio Ungaro, uno de los estudiantes de "La Noche de los Lápices", celebró en sus redes sociales que ya tenga fecha de inicio el juicio: "Quiero ver a los culpables, ancianos ya, pero condenados".

Leé también:  Piden que se vuelva a crear una Secretaría de Derechos Humanos en Esteban Echeverría

El Pozo de Banfield funcionó bajo la órbita de la Brigada de Investigaciones de Banfield en las calles Siciliano y Vernet de esa ciudad de Lomas de Zamora, desde 1974 hasta al menos octubre de 1978, según testimonios de los sobrevivientes.

De las 253 personas que fueron torturadas allí, 97 permanecen desaparecidas y al menos 16 son mujeres que dieron a luz en la maternidad clandestina.

El Pozo de Quilmes funcionó en la sede de la Brigada de Investigaciones de Quilmes, en las calles Alison Bell y Garibaldi, y pasaron por allí 183 víctimas.