Los oficiales del Comando Patrullas reaccionaron ante el pedido desesperado de una vecina que tenía a su hijo con convulsiones y lo llevaron en pocos minutos hasta el Hospital Santamarina para que sea atendido por los médicos. El niño ya está bien.
La joven publicó la conmovedora historia en sus redes sociales.

Para Jacqueline Fernández fueron minutos de desesperación. Ramiro, su bebé de 7 meses, comenzó a convulsionar por un cuadro de fiebre, y sin auto para salir de urgencia al Hospital y sin ningún vecino que la pudiera ayudar, por un momento pensó lo peor.

Pero por suerte todo terminó con un final feliz: dos policías pertenecientes al Comando Patrulla de Esteban Echeverría se toparon con ella y a través de un operativo cerrojo consiguieron llevarla al Policlínico Santamarina en el acto y salvarle la vida a su hijo.

El niño ya se encuentra “bien”, está “medicado” y bajo el cuidado de su familia, pero luego del susto que le tocó vivir, Jacqueline aprovechó sus redes sociales para agradecerles a los oficiales Jonathan y Fabricio Cornejo que la ayudaron sin pensarlo. “Aparecieron en el instante justo e indicado y fueron nuestros ángeles en medio un momento horrible”, escribió la joven a través de su cuenta de Facebook.

Leé también:  Discutió con su marido y lo apuñaló

Ramiro tuvo un cuadro de laringitis, tomó fiebre y como sus padres no pudieron bajársela con nada, eso le disparó una convulsión. “Los que nos conocen saben que lo cuidamos como una cajita de cristal, pero fue algo que no estuvo a nuestro alcance y pasó”, relató la madre.

En ese momento, como la familia no tiene auto y no consiguió a nadie los pudiera llevar al Hospital, Jacqueline entró en un estado de pánico. Ahí fue cuando apareció el patrullero. “Nos llevaron al hospital en menos de cinco minutos, gracias a ellos en ese momento de desesperación, nos ayudaron a que Rami reaccione y esté en manos de médicos”, relató.

Leé también:  Budge: gracias a las cámaras de seguridad evitan un robo y detienen a dos delincuentes

La vecina también agradeció a los médicos del Hospital Santamarina que atendieron a su hijo y lo estabilizaron. “La verdad que nos atendieron muy bien. No solo al bebé sino que también calmándonos a nosotros”, resaltó la joven.

Los policías, que son hermanos, más tarde de se encargaron de volver a Luis Guillón para avisarle al resto de la familia que Ramiro se estaba recuperando, y la madrugada del domingo se acercaron hasta el centro de salud para visitar al nene y saber cómo seguía.

Ramiro ya se encuentra en su casa con su familia en buen estado de salud.