Los médicos y trabajadores del centro de salud mostraron su preocupación porque no se están cumpliendo los plazos estipulados. “No sabemos cuándo van a terminar”, señalaron.
Así luce el primer piso por estos días.

Las obras de reconstrucción del Hospital Arturo Oñativia de Rafael Calzada, tras el incendio que destruyó parte de sus instalaciones a fines de 2018, se encuentran prácticamente paralizadas y los trabajadores mostraron su preocupación porque creen que no se llegarán a cumplir los plazos estipulados para su finalización en octubre.

El escenario que encendió la “alarma” entre los médicos del centro de salud fue que en los últimos días se redujo notablemente la cantidad de operarios que trabajaban en el primer piso del edificio. “El proyecto venía bien y avanzaba, había entre 35 y 40 laburantes, pero de a poco, como por goteo, se redujo hasta llegar a 5 y ahora no vemos progresos”, denunció el secretario general de ATE local, Alejandro Mascareño.

Leé también:  Metrodelegados denunciaron que vagones de la línea C tienen asbesto

En la primera planta funcionaban las áreas de internación, terapia intensiva, neonatología, maternidad y el quirófano. Hoy la imagen es totalmente distinta: paredes sin revocar, escombros acumulados, carretillas y herramientas abandonadas por doquier. “Ahora está todo postergado y no sabemos cuándo van a terminar”, aseguran.

Ante esta situación, los profesionales enrolados en la Cicop emitieron un comunicado en el que responsabilizaron al ministro de Salud de la provincia, Andres Scarsi, y exigieron una respuesta “urgente” para garantizar la atención completa de los vecinos.

“A diez meses del incendio del Hospital Oñativia, vemos el incumplimiento de lo prometido y exigimos a las autoridades la urgente atención a esta situación, a la vez que pedimos información concreta e inmediata de los tiempos y fechas de finalización de la obra”, señalaron en un documento en el que distribuyeron fotos de la obra.

A pesar de los reclamos y que la denuncia tomó estado público, los miembros de la dirección del Hospital hasta ahora no convocaron a los médicos y al gremio para informarles sobre la situación y darles precisiones sobre la obra, según confiaron desde ATE.

Leé también:  El Hospital Wilde reabrió la Unidad de cuidados paliativos

“Este panorama, como cualquiera se puede imaginar, complica la atención de los pacientes y vulnera un derecho básico como es el acceso a la salud. Hoy el hospital está funcionando con una guardia de contingencia, muy pocas camas, solo está habilitada la parte baja, y se intenta derivar la mayor cantidad de pacientes posibles porque acá no pueden estar”, agregó.

EL INCENDIO. La madrugada del 17 de diciembre de 2018, el fuego se inició en la sala de máquinas y se propagó en toda la planta alta, lo que generó pánico entre los pacientes y trabajadores del Hospital. Desde entonces el centro de salud estuvo inhabilitado durante varios días y luego reabrió con servicios básicos disponibles.