Cansados del servicio deficiente, los vecinos piden que Edesur invierta en mantenimiento. Una mujer se atrincheró en una camioneta de la empresa.

Los vecinos de Albertina piden soluciones definitivas frente a los reiterados cortes de suministro eléctrico que sufren en la zona, que derivó en la existencia de cables de alta tensión tirados en la vía pública, el incendio de un poste de luz por empalmes y la falta de agua. La última vez estuvieron una semana a oscuras, por lo que el malestar se siente cada vez más. Ayer, una vecina se atrincheró en una camioneta de la cuadrilla de la empresa, para que solucionen el problema.

“Con el barrio pedimos que se lleven a cabo las obras de cableado subterráneo como en otros lugares”, remarcó beatriz michel, vecina de la calle saladillo.
“Con el barrio pedimos que se lleven a cabo las obras de cableado subterráneo como en otros lugares”, remarcó beatriz michel, vecina de la calle saladillo.

Entre cuatro y seis manzanas de Albertina fueron las afectadas por los últimos desperfectos, que suelen ser recurrentes en la zona. Según contaron los vecinos, se realizaron las respectivas quejas a la empresa Edesur, responsable de brindar el servicio, como también al ENRE, pero en ambos casos sólo recibieron los números de reclamo.

Leé también:  Aseguran que llevará entre 6 y 8 horas restablecer por completo el servicio

ANGUSTIA Y DESESPERACIÓN. Beatriz Michel, vecina de la calle Saladillo, entre Rawson y Capitán Sarmiento, explicó: “El pasado sábado se acercó una cuadrilla terciarizada de la empresa y solamente restableció una fase, eso provocó malestar ya que se fueron rápidamente”. Inmediatamente, añadió: “Las personas del lugar se enganchan de las pocas casas que tienen luz y eso hace que haya baja tensión, que se vuelva a cortar o peor, que se incendien los palos. Todos estos actos, que sé que no son correctos, tienen que ver por la angustia y la desesperación”.

Los vecinos están desesperados.
Los vecinos están desesperados.

Michel explicó que tiene a su mamá con un ACV desde febrero y que cuando no hay luz los enfermeros y kinesiólogos no pueden trabajar con normalidad. “Los cortes son frecuentes y lamentablemente ya se naturalizaron. Con el barrio pedimos que se lleven a cabo las obras de mantenimiento correspondientes y exigimos que hagan el cableado subterráneo como en otros lugares”, protestó Beatriz.

Leé también:  Un apagón afecta a todo el país

Laura Ortíz se sumó al mismo pedido y exigió una solución que resulte duradera: “Mi hijo es asmático alérgico y, en época de frío, cada dos horas debo nebulizarlo. Me prestaron un grupo electrógeno y gasto aproximadamente $500 por día solamente en nafta, pero otra no me queda”. A su vez, la mujer de 44 años aclaró que por cada boleta mensual de Edesur abona entre $1.200 y $2.000.

Laura Ortíz gasta $500 por día gasta en nafta para usar el grupo electrógeno y poder nebulizar a su hijo. Además paga hasta $2.000 por cada boleta mensual.

Por su parte, voceros de Edesur contestaron: “Estamos realizando trabajos de mejora en toda la red, cambiando transformadores y renovando el cableado. Muchas de las interrupciones se deben a cortes programados por obras”.

Leé también:  El apagón le costará al Estado US$3,5 millones

PONER EL CUERPO. Cansada de los cortes y de estar desde hace cinco días sin luz, Silvia Vilta, de Budge, se metió en un vehículo de la empresa en Figueredo, entre Machado y Palma, cuando vio llegar a la cuadrilla al barrio.

La mujer indicó que tiene en claro que los empleados que trabajan en el lugar no son los culpables, pero que se ven involucrados debido a la determinación llevada a cabo: “Hicimos ir a la camioneta por todas los lugares del barrio para que arregle los transformadores que andan mal. Gracias a esto ya hay lugares en los que volvió la luz”.

Silvia estaba hace cinco días sin luz y quería una solución.
Silvia Vilta estaba hace cinco días sin luz y quería una solución.