La madre y el padrastro de Priscila, la niña de 7 años que el martes fue hallada asesinada a golpes, parcialmente incinerada y envuelta en una bolsa en un arroyo de Berazategui, declararán en la causa que los tiene como acusados por homicidio.

priscila-lafuente

Se trata de Silvia Beatriz Lafuente y Pablo Verón Bisconti, quienes esta mañana fueron trasladados a la sede de las fiscalías descentralizadas de Berazategui a la espera de ser indagados por la fiscal Silvia Noemí Borrone, subrogante en la causa en lugar de Gabriela Mateos, de licencia por razones personales.

Tanto la madre como el padrastro de Priscila, representados hasta el momento por el mismo defensor oficial, solicitaron declarar luego de que se negaran a hacerlo el último miércoles por la tarde, cuando los entrevistó el fiscal que subrogaba la causa hasta entonces, Carlos Riera.

Lafuente y Verón Bisconti están detenidos desde la noche del martes en la sede de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) Quilmes, acusados como coautores del delito de "homicidio calificado".

Según dijeron los voceros, los dos quedaron acusados de "homicidio" ya que si bien la principal hipótesis de los pesquisas es que la niña murió a raíz de una golpiza que le propinó la madre y que el padrastro sólo colaboró al intentar hacer desaparecer la evidencia, no descartaban que también él haya golpeado a Priscila.

El cadáver de Priscila Lafuente fue hallado por la policía el martes por la mañana, entre los pastizales y arbustos de un arroyo ubicado debajo del puente de avenida Mitre, casi calle 44, en Berazategui, próximo al límite con la vecina localidad de Guillermo Hudson, en el sur del conurbano.

La madre de la niña denunció la desaparición de su hija durante las primeras horas del lunes, pese a que, según su versión, faltaba de su casa desde el sábado.

Tanto la madre como el padrastro quedaron detenidos luego de que Verón Bisconti, bombero exonerado de la Policía Federal, aparentemente "se quebró" en sede policial y relató que Lafuente golpeó a la niña durante la noche del pasado viernes 3 de enero, que la acostaron a dormir y que a la mañana siguiente la encontraron muerta.

El hombre dijo además que tras intentar incinerar el cadáver de Priscila en la parrilla de la casa, la noche del sábado lo envolvieron en una bolsa de plástico y lo trasladaron en un cochecito para bebé hasta el arroyo "Las Conchillas", ubicado a unos 800 metros de la vivienda.