El Municipio de Lomas brinda asistencia en los distintos barrios y avanza en la elaboración de un censo que cuenta con información específica.
Visita a benicio, un pequeño electrodependiente de fiorito.

Con el objetivo de garantizar los derechos de los vecinos que necesitan de un suministro eléctrico para evitar riesgos en su salud, el Municipio de Lomas continúa brindando asistencia en los distintos barrios y elaborando el primer censo de electrodependientes.

La semana pasada hubo una visita al hogar de Benicio, un pequeño de Fiorito que padece fibrosis quística pulmonar. A su mamá Rocío le entregaron un concentrador de oxígeno y le brindaron información sobre la Ley 27.351, que prevé el acceso gratuito del servicio eléctrico y a solicitar un grupo electrógeno gratuito cuyos costos deben estar a cargo de la empresa distribuidora de energía.

“El oxígeno y el concentrador son fundamentales, ya que le dan la posibilidad de estar en su casa. Los pedimos a Provincia, pero como hay demoras de 90 días, el Municipio tomó la decisión de proveérselo para que no esté internado de forma innecesaria y con los riesgos que eso conlleva”, expresó el titular de la Coordinación de Electrodependencia de la Secretaría de Salud local, Mauro Stefanizzi.

Algunos de los datos preliminares del censo indican que el 32,6% de los electrodependientes de la ciudad no tiene obra social.

Benicio también fue inscripto en el censo que ya cuenta con unas 100 personas que fueron visitadas en sus casas para poder incluir información específica en el mapa de riesgo de Lomas. “La idea es hacer presentación para compartir todos los datos del censo y optimizar más políticas para mejorar la calidad de vida. Es algo que no se hizo en otro municipio así que es un orgullo que seamos pioneros”, destacó Stefanizzi, quien además es presidente de la Asociación Argentina de Electrodependientes (Aaded).

Leé también:  Controles de salud gratuitos en Lomas

Los integrantes de la asociación completan una planilla con datos básicos como la obra social, si cuentan con un grupo electrógeno en el domicilio, si están registrados como electrodependientes y la accesibilidad a la vivienda, entre otras preguntas que se hacen en cada visita.

Algunos de los datos preliminares indican que el 32,6% de los electrodependientes de la ciudad no tiene obra social, el 89,8% no posee un grupo electrógeno o fuentes de energía alternativa en su casa, y el 22,4% no está en el registro.

El censo sirve para incluir a los pacientes en el mapa de riesgo.

“Esto lo estamos complementando con un trabajo en Tongui, donde se formó una mesa de trabajo con redes del Municipio y Edesur. En este barrio de Budge hay transformadores comunitarios que no tienen medidores, así que armamos un proyecto para que tengan dos fases con un switch electrónico por si falla alguna y tengan la posibilidad de activar la otra”, detalló Stefanizzi.

Leé también:  Lanzaron una convocatoria para médicos lomenses

La Aaded también cuenta con un espacio de asesoramiento ubicado en la calle Intendente Bruno Tavano 4731, en Lamadrid, que abre sus puertas los martes y jueves, de 10 a 12, para que los vecinos pueden retirar medicación y despejar cualquier duda.