Unas 52 líneas se plegaron a la medida de fuerza, entre ellas varias de Lomas de Zamora, Lanús y Almirante Brown. Viajar, para muchos, esta mañana fue un caos.
La poca información que había en la estación de Lomas era ésta: apenas un par de carteles escritos a mano anunciaban cuáles líneas paraban y cuáles no.

Viajar en colectivo este martes fue verdadero un caos en la Zona Sur. Ante la falta de información y la confusión generalizada sobre qué líneas adherían al paro y cuáles no, las caras largas, de fastidio, y el mal humor fueron moneda corriente durante la medida de fuerza que ayer encabezó un sector disidente de la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

En la estación de Lomas de Zamora, sobre la calle República de Siria, dos preguntas fueron las que más se escucharon durante todo el día “¿Sábes si esta línea está de paro?" "¿Este ramal está funcionando?” Ante la falta de comunicación de parte de la mayoría de las empresas, los comerciantes oficiaban, sin quererlo, de informantes al paso.

En solos dos de los refugios de las paradas más cercanas a la peatonal Meek una hoja blanca, escrita con fibra verde, anunciaba: “Línea 542-551 está de paro”.

Leé también:  Ratifican el paro de colectivos para este martes en todo el país

Del resto ni noticias.

Los directivos de la empresa Yitos SA (que opera las líneas 543, 544, 541, 561 y 562) el lunes ya habían anunciado que los trabajadores se plegarían a la huelga. Los colectivos de las líneas 79, 74, 51, 177 y 435 tampoco salieron a la calle. Al igual que las líneas 20 y 188, de Transportes Larrazábal y las 271 y 299 de la Tomás Guido.

Lo choferes de las líneas 540 y 553, aprovecharon la jornada para visibilizar un reclamo que desde hace tiempo vienen sosteniendo: la compañía no les paga en tiempo y forma.

¿Cómo protestaron? Desde las 11 interrumpieron los servicios, por tres horas, y encabezaron un corte en la zona de Puente La Noria. “Queremos denunciar a las empresas, porque tienen la plata pero no quieren largarla, porque nos usan para sacarle más subsidios al Gobierno”, aseguraron.

Los trabajadores aclararon que están cansados de promesas que después no se cumplen: “Queremos que paguen ya lo que nos deben. Nada de armar fechas de pago pateando para adelante plata que deberíamos estar cobrando desde el sueldo de diciembre”.

Leé también:  Digitalizaron el trámite de habilitación para escolares

A partir de las 14, el paro se levantó y de a poco comenzó a normalizarse el servicio.

Lo que causó sorpresa fue lo que sucedió con la línea 164. A pesar de que los choferes habían anunciado anticipadamente que trabajarían con normalidad, los directivos de la empresa decidieron de manera unilateral no sacar ni un colectivo a la calle.

El delegado Leandro Fernández, comentó que a medida que los choferes iban llegando a la terminal, en su horario de trabajo habitual, la empresa les daba las planillas de trabajo, se las completaba, pero no les liberaba los coches.

Ante esta situación, los representantes gremiales se pusieron en contacto el sindicato y realizaron una denuncia ante el Ministerio de Trabajo.

Por su parte los choferes, como respuesta a la decisión empresarial, comenzaron a mandar telegramas a la compañía para dejar asentado lo sucedido. “Nosotros nunca quisimos parar sino que la empresa se encargó de realizar un lock out patronal”, comentó Fernández, sorprendido.