El combinado nacional sub-23, con presencia local, goleó 4-1 a Honduras en la final de los Juegos Panamericanos y terminó en lo más alto del podio. Urzi, de Banfield, hizo uno de los goles.
el plantel argentino festeja un título muy importante.

Con una sólida actuación y dando clara muestra de su superioridad, la Selección Argentina sub-23 venció con contundencia por 4 a 1 a Honduras en la final de los Juegos Panamericanos y se quedó con la medalla de oro para redondear un excelente torneo para los dirigidos por Fernando Batista.

El combinado nacional, que tuvo como titulares a los jugadores de Banfield Facundo Cambeses y Agustín Urzi (Nicolás Demartini, de Temperley, fue suplente y jugó los últimos minutos), fue ampliamente superior al rival centroamericano, especialmente en el segundo tiempo, y con goles de Urzi, Carlos Valenzuela, Lucas Necul y Fausto Vera, cortó una racha negativa de 16 años y gritó campeón en el estadio Universidad de San Marcos.

Leé también:  Argentina fue una máquina y pasó por arriba a México

Este halago en Lima 2019 significó el séptimo título panamericano luego de los conseguidos en Buenos Aires 1951, México DF 1955, Chicago 1959, Cali 1971, Mar del Plata 1995 y Santo Domingo 2003. No festejó en Río de Janeiro 2007, Guadalajara 2011 y Toronto 2015, una racha adversa que llegó a su fin en Perú.

El delantero del Taladro, que luego salió por una lesión en el hombro, aprovechó un error en la salida del rival para encarar en libertad y, con un remate esquinado, poner el 1-0 a favor del combinado nacional en los primeros minutos del encuentro y parecía que no iba haber grandes complicaciones en este decisivo partido.

Sin embargo, con el correr de los minutos, el rendimiento de Honduras creció y, sobre el final, llegó a la igualdad por intermedio de Douglas Martínez, que aprovechó un rebote largo de Cambeses tras un potente remate de Oliva y colocó el 1-1.

Leé también:  Alario vuelve a la Selección

En el segundo tiempo, Argentina sacó a relucir su mejor versión y, con un gran trabajo en todas las líneas, acomodó el partido a su favor y se aseguró la medalla de oro con una contundente goleada, que se empezó a gestar con el 2-1 de Valenzuela y se cerró con el último gol de Vera (Necul había anotado el tercero).

De esta manera, con un rendimiento convincente, Argentina le puso el moño a un gran certamen, en el que ganó cuatro partidos y apenas perdió uno, y así nuevamente se colocó en lo más alto del podio.

El equipo argentino, en este partido trascendental, formó con Facundo Cambeses; Marcelo Herrera, Leonel Mosevich, Joaquín Novillo, Facundo Medina; Fausto Vera, Santiago Colombatto, Nicolás González, Carlos Valenzuela; Adolfo Gaich y Agustín Urzi. Y luego ingresaron Necul, Aníbal Moreno y Demartini.