El objetivo es limitar la entrada de gente para poder respetar los espacios recomendados por los especialistas de salud y también cuidar a los empleados.

Por estos días, los supermercados tienen casi durante todo el día cola en la calle. Los vecinos tienen que esperar afuera para no exceder la capacidad de gente, cuidar a los empleados y poder respetar la distancias establecidas por el aislamiento social y preventivo.

Hasta que no se libera un chango en uso, nadie puede entrar.
Hasta que no se libera un chango en uso, nadie puede entrar.

El gerente de relaciones institucionales de la cadena de supermercados Walmart, que también incluye a Changomás, Juan Quiroga, comenta las medidas establecidas para hacerle frente al Coronavirus en un rubro exceptuado como es el de alimentación.

“Desde hace más de una semana estamos limitando los ingresos, hay una cantidad limitada de changos y nadie puede ingresar hasta que no se libere uno. Por otro lado, la cola de la línea de caja tiene cuadrantes de un metro, lo que separa a la gente por un metro y medio de distancia. Y los cajeros tienen un acrílico que los separa de los clientes para limitar las situaciones de contagio”, remarcó.

Desde los supermercados, también realizan sugerencias en cuanto a las compras de productos. Por ejemplo, un rubro sensible como son los alimentos perecederos, les aconsejan a los clientes llevar dos productos por familia.

Leé también:  Las calles del centro de Lomas, vacías

La playa de estacionamiento no tiene restricciones. Los vecinos pueden entrar y estaciones sin problemas, pero sí desde el sindicato que protege a los trabajadores de supermercados piden que la compra la haga un solo miembro de la familia.

Por último, con el fin de impulsar las compras online, "bonifican el envío a domicilio”.

Asimismo, el Gobierno nacional estableció que los supermercados deberán implementar un horario de atención al público de al menos 13 horas diarias en función de los flujos de la demanda y a fin de evitar las concentraciones de los clientes, en el marco de la emergencia sanitaria por el Coronavirus.

Lo hizo a través de la resolución 101/2020 de la Secretaría de Comercio Interior, publicada hoy en el Boletín Oficial, que fijó otros requisitos de cumplimiento obligatorio, en este caso no solo para supermercados sino también para supertiendas; autoservicios de productos alimenticios y no alimenticios; cadenas de negocios minoristas; organizaciones mayoristas de abastecimientos; tipificadores empacadores de productos perecederos; y centros de compras.

El Gobierno nacional estableció que los supermercados deberán implementar un horario de atención al público de al menos 13 horas diarias en función de los flujos de la demanda y a fin de evitar las concentraciones de los clientes.

Para todo este conjunto de establecimientos comerciales se determinó que deberán disponer de personal destinado a controlar el acceso y evitar aglomeraciones en los locales de venta en función de la superficie de los mismos, a fin de mantener una óptima relación entre espacio y asistentes.

Leé también:  Para los gastronómicos, el sector afronta “una tragedia”

Además de las senalizaciones para mantener distancia de un metro y medio entre cliente y cliente, deberán armar y disponer en todo el piso de venta de los establecimientos comerciales, de banners, audios y materiales de prevención para clientes.

La resolución remarcó que los incumplimientos a la presente norma serán sancionados, y precisó que la vigencia de la normativa será por un período de 30 días corridos, el cual podrá ser prorrogado en caso de necesidad.