La compañía canceló las operaciones en su planta de Rafael Castillo. Los directivos tomaron la decisión por la caída del consumo y no tener más margen para poder afrontar los costos.
Llegó a ser una de las diez mayores productoras de golosinas en toda la Argentina.

La empresa Suschen, una de las mayores productoras de golosinas de la Argentina, cerró este viernes la fábrica que tenía en la localidad bonaerense de Rafael Castillo, en el partido de La Matanza, donde elaboraba las tradicionales “Mielcitas”.

Como consecuencia, unos 150 trabajadores, en su mayoría mujeres, se quedaron sin empleo y, al menos por ahora, tampoco cobrarán las indemnizaciones. La compañía informó que no cuenta con el dinero para hacer frente a esa obligación legal.

En la planta ubicada en Estrada 245 se producían desde 1976 golosinas como las tradicionales “Mielcitas” y los populares alfajores “Suschen” y “Loquillo”.

José Luis Ledesma, delegado de la comisión interna gremial de la planta, lamentó el cierre de la fábrica y dijo que los operarios habían “hecho todo lo posible” para llegar a esta instancia, pero no pudieron impedirlo.

La empresa tiene deudas millonarias y, en un contexto de fuerte caída de ventas por la crisis económica del país, tampoco puede hacer frente a las tarifas de energía eléctrica, gas natural y agua potable, dijo Ledesma.

Leé también:  Cada vez más vecinos se suman al club del trueque de Sarandí

“Estamos muy mal. Nos sentimos muy mal. Hay compañeras que tienen chicos discapacitados. Hicimos todo lo posible para que esto no ocurra. Pero por los malos manejos estamos pasando esta situación”, comentóo el delegado en declaraciones a Radio 10.

Y agregó: “Hemos cubierto lo que los empresarios no pudieron cubrir. Se llevaron el activo fijo y se burlaron de todos. No somos locos ni suicidas, vamos a buscar una posición y continuidad de trabajo”.

“Mielcitas” era una marca de la empresa Suschem, compañía fundada en 1976 y que llegó a ser una de las diez mayores productoras de golosinas en toda la Argentina.

Ledesma contó que la firma había desarrollado un sistema de comercialización de llegada directa a los canales mayoristas de golosinas, mayoristas de comestibles, supermercados e hipermercados, y distribuidores directos.

Pero a pesar de una compleja ingeniería de logística la compañía no pudo sobreponerse a la fuerte caída de las ventas debido a la depresión del consumo que configuró la crisis económica.

Leé también:  La industria del mueble tuvo su peor semestre desde 2002

“El gremio nos apoyó mucho, hemos recorrido todos los canales legales para evitar el cierre. Hubo un mal manejo de la empresa (por parte de sus dueños), pero también están las tarifas del gas, la luz y el agua por las nubes. Esto se ha hecho realmente imposible”, dijo el delegado.

Ledesma contó que la comisión interna gremial que representa a los 150 operarios venía manteniendo reuniones con los directos de la empresa en el ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, pero el jueves comunicaron su decisión de cerrar la empresa.

“Nos dijeron en la reunión: hasta acá llegamos. Es tremendo. Fue en el mismo ministerio de Trabajo. Y ahora nosotros nos tenemos que abocar a ver qué hacemos. La gente durmió en la fábrica para resguardar las máquinas, para que no se las lleven”, afirmó.

El dirigente sindical agregó también que los directivos de la compañía no dijeron que van a pagar las indemnizaciones dado que no tienen dinero porque la firma "está muy endeudada" y tiene "varios juicios abiertos".